Ciudad de Juárez, México. Una estudiante de 20 años que en octubre de 2010 causó sensación en el violento norte de México al asumir el cargo de jefe de policía de un peligroso pueblo, fue despedida este lunes, después de que medios de prensa reportaran amenazas de muerte en su contra.

Marisol Valles, estudiante de criminología, había asumido en octubre el puesto de jefe de policía de Praxedis G. Guerrero, un pueblo cercano a Ciudad Juárez, sobre la frontera con Estados Unidos y uno de los peores focos de la violencia del narcotráfico que afecta a México.

Valles, madre de un niño pequeño, había pedido permiso para ausentarse de su puesto la semana pasada hasta este lunes con el fin de atender asuntos personales, pero el local Diario de Juárez reportó que había huido de México y pedido asilo en Estados Unidos para alejarse de las amenazas.

Las autoridades negaron la semana pasada el pedido de asilo. Ciudad Juárez está ubicada frente a El Paso, Texas.

La alcaldía de Praxedis emitió un comunicado en el que alega que como la funcionaria no se presentó el día pactado para reintegrarse a sus funciones, "toma la decisión de removerla del cargo".

Valles, una mujer menuda que usa anteojos con armazón negra, sorprendió a muchos mexicanos al tomar el cargo en uno de los pueblos asolados por la violencia y donde muchos policías han muerto asesinados o han renunciado.

Cerca de 8.000 personas han muerto asesinadas en Ciudad Juárez y sus alrededores en los últimos tres años, cuando recrudeció la lucha entre el local cártel de Juárez y su enemigo, el cártel de Sinaloa que dirige Joaquín "el Chapo" Guzmán, uno de los capos más poderosos.