Las denuncias en torno al secuestro, violación y trata de personas en la casa hogar La Gran Familia, de Zamora, Michoacán, datan del 2003, cuando empezaron a desaparecer niños que fueron localizados este martes en ese lugar, tras un cateo de la PGR.

Sobre Rosa del Carmen Verduzco, Mamá Rosa o La Jefa, de 79 años, pesan diversas denuncias de padres de familia que la acusaron de secuestrar y robar menores.

La PGR confirmó que se apoderaba de los menores luego de registrarlos con su apellido, con lo que impedía a los padres biológicos cualquier reclamo sobre ellos.

En entrevista, María Ampudia, presidenta de la organización Y quién habla por mí A.C., narró que se entrevistó con varios padres de familia que testifican extorsiones y secuestro en contra de sus hijos. Por ejemplo, narró que en ese albergue fueron localizadas unas gemelas que habían sido robadas seis años atrás. Para su liberación Rosa del Carmen Verduzco exigía 50.000 o bien la entrega de dos niños a cambio.

Verónica Gamiña dijo ayer a la agencia AP que hace nueve años llevó a su hijo a la casa hogar La Gran Familia para poder trabajar mientras alguien se lo cuidaba. Desde entonces le impidieron verlo y llevárselo. Le pidieron escribir cartas para poder recuperarlo o 37.000 pesos que no tenía, porque su sueldo es de apenas 800 pesos a la semana. Ayer, tras la intervención de la PGR, Verónica pudo ver a su hijo, ahora de 13 años.

El procurador general de la república, Jesús Murillo Karam, relató el martes que una de las víctimas contó que al cumplir 18 años se le impidió recuperar la libertad, y se le obligó a trabajar sin remuneración otros 13 años.

Pero ayer también surgieron voces en favor de Rosa del Carmen Verduzco, como el escritor Enrique Krauze y el historiador Jean Meyer, quienes describieron a Mamá Rosa como una mujer benefactora y altruista. Desconocieron aquellas denuncias de padres de familia, que acusan que sus hijos eran obligados a pedir limosna en casas y calles, que se les alimentaba con comida en mal estado, que carecían de camas para dormir e incluso eran sometidos a vejaciones sexuales.

En contraste, la PGR difundió ayer imágenes de la casa hogar que cateó el martes, en las que se observan condiciones de hacinamiento, suciedad y descuido de menores.

María Ampudia, quien ayer repartía alimento y vestimentas a los niños de la casa hogar, dijo que las denuncias de padres de familia datan desde el 2003, en la administración del entonces gobernador Leonel Godoy. Desde entonces no se había realizado ninguna investigación.

Tras el cateo del martes por parte de la PGR y la Policía Federal se localizaron 452 menores (278 niños y 174 niñas, incluidos seis bebés), así como a 138 mayores de entre 18 a 40 años.

En entrevista en Radio Fórmula, el historiador Jean Meyer dijo ayer en favor de la casa hogar La Gran Familia que el gobierno del ex presidente Felipe Calderón entregó recursos federales a Mamá Rosa para remodelar la cocina y el comedor de la casa. Circularon además fotografías donde se observa a Mamá Rosa con el ex gobernador Leonel Godoy; la alcaldesa de Zamora, Rosa Hilda Abascal; incluso una fotografía del 2008 cuando niños de la casa hogar visitaron el Centro Fox, donde recitaron para el ex presidente y su esposa, Martha Sahagún.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo ayer que ya se realizan las investigaciones sobre el caso, porque eran evidentes las malas condicione en las que “se encontraban las niñas, los niños y los jóvenes, y lo que estaba sucediendo”. Mientras, la PGR dio a conocer que tiene ocho detenidos que eran los encargados de la casa hogar, incluida Mamá Rosa, quien está a disposición de la SEIDO de la PGR, aunque convalece en el hospital San José, propiedad de la familia de Martha Sahagún.

LOS TESTIMONIOS DE LOS NIÑOS RESCATADOS

Con base en declaraciones de doce menores retenidos en el albergue La Gran Familia, el procurador Jesús Murillo Karam dijo que existen señalamientos en contra de Rosa del Carmen Verduzco, mejor conocida como Mamá Rosa, fundadora del lugar.

El titular de la Procuraduría General de la República, afirmó que están investigando si hubo omisiones de las autoridades estatales, ya que existieron varias denuncias previas sobre casos de menores que no eran entregados a sus familiares en dicho albergue.

Murillo reconoció que el albergue tenía apoyo del gobierno local y federal, así como de instancias internacionales, ya que confiaban en su presunta labor humanitaria. Sin embargo, dijo, todas las declaraciones de los menores coinciden en que sufrieron malos tratos físicos y psicológicos, además de abusos sexuales.

La PGR detalló que derivado del operativo del martes fueron rescatados seis bebés, 154 mujeres menores, 278 hombres menores, 50 mujeres mayores, 109 hombres mayores de edad. Asimismo, se tiene duda de cuatro mujeres y seis hombres debido al alto grado de desnutrición que presentaban, por lo que se determinará su probable edad clínica con estudios médicos.

Por su parte, Tomás Zerón de Lucio, titular de la Agencia de Investigación Criminal, detalló que dentro de los testimonios una de las víctimas dijo que existe un cuarto de castigo en el albergue, el cual es conocido como Pinocho, donde los encerraban sin comida y sin agua.

Asimismo, mencionó que unos 70 padres de familia se han presentado para recuperar a sus hijos que estaban en el albergue. “Ya tenemos una fila de padres presentando denuncias”.

Finalmente, afirmó que se actuó con base en las denuncias. “No es la opinión personal, ni del procurador ni de nadie la que puede motivar una acción penal, sino la evidencia”.

Sobre la salud de Verduzco, Murillo Káram dijo que se encuentra hospitalizada y que su salud es buena.