México D.F. Las autoridades mexicanas recortaron a sólo 11 personas desaparecidas el saldo dejado este martes por un alud en una zona rural del estado de Oaxaca, y que inicialmente habían calculado en cientos los posibles sepultados bajo toneladas de lodo.

El gobernador del sureño estado de Oaxaca, Ulises Ruiz, y funcionarios de Protección Civil dijeron el martes temprano que unas 300 casas habían sido arrasadas por el deslave en la remota localidad de Santa María Tlahuitoltepec Mixe, en la sierra oaxaqueña.

La noticia generó una gran movilización, y hasta el lugar llegaron más de 400 rescatistas, que tras sortear caminos bloqueados y el mal clima, sólo encontraron dos casas sepultadas por el alud, dijo Ruiz por la noche.

"No hay ni una persona fallecida confirmada", dijo Ruiz a la cadena Televisa. "Sólo se habla de once desaparecidos", agregó.

Por la mañana, Ruiz llegó a estimar que hasta 1.000 personas podían estar sepultadas por el alud derivado de las constantes y abundantes lluvias que han golpeado zonas de México y Centroamérica en los últimos días.

"No teníamos información exacta, pero se hizo todo el operativo de movilización", explicó Ruiz por la noche, destacando que en el lugar trabajaban más de 400 soldados y rescatistas.

Menores daños previstos. Por la tarde, el presidente de México, Felipe Calderón, dijo que el gobierno estaba monitoreando los problemas generados por las lluvias. "Estamos muy consternados por esta tragedia, muy tristes", dijo a periodistas en su avión, al señalar que fue activado un plan para ayudar a los afectados.

A través de su cuenta en Twitter, agregó que "el comandante de la Región que llegó a pie con 30 soldados reporta serios daños, pero quizá no de la magnitud estimada inicialmente".

El deslave sucedió en la madrugada en la remota localidad de unos 9.000 habitantes, en su mayoría agricultores indígenas.

Reportes de autoridades afirmaron que Santa María Tlahuitoltepec Mixe estaba prácticamente incomunicada por los derrumbes sobre las carreteras y el colapso de algunos puentes. Además había problemas con el servicio eléctrico.

Intensas precipitaciones han caído en las últimas semanas en Centroamérica y parte de México debido a tormentas que han cruzado por el Golfo de México, dejando alrededor de dos docenas de muertos.

Como consecuencia de las lluvias, Oaxaca -uno de los mayores productores de café de México- podría perder hasta 20% de su cosecha estimada para el ciclo 2010/11, dijo el martes un representante de productores de la región.

La producción de este estado, ubicado en el sur del país, está estimada en 400.000 sacos de 60 kilos del grano en la próxima cosecha, dijo a Reuters Luis Galguera, representante de los productores de Oaxaca en la organización nacional del café Amecafé.