Derivado del lamentable accidente ocurrido en la mina Pasta de Conchos el 19 de febrero de 2006, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) requirió el apoyo técnico del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A.C., con el fin de que se llevaran a cabo los estudios que permitieran determinar la viabilidad de rescatar los cuerpos de las víctimas.

En su dictamen del 5 de octubre de 2007, el citado foro consultivo determinó que el ingreso de personas a la mina “compromete significativamente su seguridad e higiene, así como su integridad física, y es contundentemente desaconsejable”, tomando como base que “el riesgo, en las condiciones prevalecientes, es al menos cinco veces mayor que en condiciones normales en la minería de carbón, pero además, por el conocimiento presente que se tiene del grado de deterioro en la zona afectada por el accidente, pueden constituir un peligro aún mayor que el previsto.”

Las condiciones de peligrosidad dictaminadas prevalecen en la mina y no hay evidencia fundamentada de que se hayan revertido. De hecho, las investigaciones para deslindar responsabilidades de carácter penal, no han podido concluirse por la imposibilidad física y técnica para realizar los peritajes correspondientes en la mina.

La STPS impuso sanciones administrativas a las empresas empleadoras y cinco servidores públicos involucrados fueron destituidos o inhabilitados.