Washington. Las autoridades de Estados Unidos acusaron a 10 presuntos miembros de pandillas mexicanas de asesinar a dos estadounidenses y un hombre mexicano que tenía vínculos con el consulado en Ciudad Juárez, dijo el Departamento de Justicia.

Leslie Ann Enriquez Canton, empleada del consulado estadounidense, y su esposo de esa nacionalidad, Arthur Redelfs, fueron asesinados a tiros en pleno día el 13 de marzo del 2010 cuando abandonaban un evento de la representación diplomática, ubicada justo del otro lado de la frontera de El Paso, Texas.

Los sospechosos, acusados de pertenecer a la pandilla Barrio Azteca, fueron también acusados de asesinar a Jorge Salcido Ceniceros, casado con otra empleada del consulado, cerca de la misma hora en otra parte de la ciudad, después de ambos se fueron del mismo evento.

"Sin duda, los arrestos y cargos que estamos anunciando hoy trastocarán las actuales operaciones de Barrio Azteca", dijo el Fiscal General Eric Holder a periodistas. "Criminal por criminal, pandilla por pandilla, milla por milla, continuaremos nuestra lucha para poner fin al azote de la violencia a lo largo de nuestra frontera suroccidental", añadió.

Holder dijo que la pandilla había estado operando en el oeste de Texas y en Juárez, México, así como en prisiones de ambos países desde finales de la década de 1980 y desde entonces se ha convertido en una organización criminal transnacional.

El motivo de los asesinatos no está detallado en la acusación, pero el Fiscal General Adjunto Lanny Breuer, director de la sección criminal del Departamento de Justicia, dijo a periodistas que podría haber sido un caso de error de identidad.

Siete de los 10 acusados por los asesinatos están en custodia en México, y Estados Unidos trabaja con autoridades de ese país para extraditarlos y procesarlos, dijo el Departamento de Justicia.

Los sucesos tienen lugar mientras autoridades estadounidenses y mexicanas investigan la muerte de un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos en febrero en un tiroteo en otra parte de México.

Otro agente resultó herido.

La violencia ha invadido el área de Ciudad Juárez debido a que los cárteles luchan por el control de la localidad.

El presidente mexicano Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los cárteles en el 2006 y más de 36.000 personas han muerto en el marco de la lucha.

Otras 25 personas fueron acusadas de pertenecer a Barrio Azteca, así como de varios crímenes desde lavado de dinero, delitos por drogas y actividades del crimen organizado, dijo la fiscalía.

De ellos, siete ya están en custodia de Estados Unidos y 12 fueron arrestados en el país el miércoles. Tres permanecen prófugos, entre ellos Eduardo Ravelo, quien figura en la lista del FBI de los 10 fugitivos más buscados. Existe una recompensa de 100.000 dólares para quien de información que lleve a su arresto