Daca. Militantes islámicos mataron a 20 personas, entre ellas al menos nueve italianos, siete japoneses y un estadounidense, en un ataque a un exclusivo restaurante en la capital de Bangladés, antes de que la policía ingresara el sábado al lugar y terminara con una toma de rehenes que duró 12 horas.

Estado Islámico dijo que era responsable del ataque, uno de los más violentos en la historia de la nación del sur de Asia, aunque la responsabilidad aún no fue confirmada. Se trata de una escalada en una campaña de militantes que en los últimos 18 meses tuvo como objetivo personas que defienden un estilo de vida secular o liberal en Bangladés, de mayoría musulmana.

Los atacantes armados, que ingresaron al restaurante muy concurrido en la zona diplomática de Daca el viernes por la noche, le ordenaron ponerse de pie a todos los bangladesíes antes de empezar a matar a los extranjeros, dijo una fuente con conocimiento de la investigación policial.

Entre los muertos se encuentra la mujer de un empresario italiano, asesinada con un machete. Su marido la encontró después de pasar toda la noche escondido detrás de un árbol afuera de la cafetería mientras los hombres armados estaban dentro del lugar, dijo a Reuters Agnese Barolo, un amigo que vive en Daca y habló con el ejecutivo.

El ministro de Relaciones Exteriores en Roma dijo que nueve ciudadanos de Italia murieron en el ataque y que se estaba intentando localizar a un décimo italiano desaparecido. Siete japoneses también están entre los muertos, según funcionarios en Tokio.

El Departamento de Estado estadounidense confirmó una víctima fatal de su país en el ataque y dijo que estaba en contacto con el Gobierno bangladesí y le había ofrecido ayuda en la pesquisa. El canciller de India dijo vía Twitter que una estudiante de 19 años de su nación estaba entre los fallecidos.

Las autoridades de Bangladés aún no confirmaron las nacionalidades de las víctimas.

El asesinato de extranjeros pone en jaque la confianza de la comunidad expatriada en Bangladés, gran parte de la cual está compuesta por miembros de multinacionales del sector de la indumentaria del país, de 26.000 millones de dólares, que representa cerca de un 15 por ciento de la economía. Bangladés es el segundo exportador de ropa del mundo después de China.

Trece rehenes fueron rescatados, incluido un ciudadano de Japón y dos de Sri Lanka, dijo el Ejército bangladesí.