Bogotá. Una nueva explosión por acumulación de gases en una mina subterránea de carbón en el centro de Colombia dejó cinco trabajadores muertos el martes, una semana después de que otros 21 perdieron la vida en un accidente similar en otro yacimiento, informó el gobierno.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos anunció una profunda revisión a la legislación minera, en un esfuerzo por reducir la accidentalidad y la mortalidad en el sector, considerado uno de los más importantes y dinámicos de la economía de Colombia.

El nuevo accidente se registró en la mina La Escondida, ubicada en zona rural del municipio de Sutatausa, en el departamento de Cundinamarca, 50 kilómetros al norte de Bogotá, precisó el Instituto de Geología y Minería (Ingeominas).

"De acuerdo con el informe preliminar, en esta mina se produjo una explosión, al parecer ocasionada por gas metano, dejando hasta el momento cinco personas fallecidas", dijo un comunicado de Ingeominas.

La mina produce carbón para el consumo interno y está alejada de los grandes yacimientos controlados por multinacionales como BHP Billiton, Anglo American, Xstrata, Drummond y Glencore.

Socorristas de la Cruz Roja y Defensa Civil, con el apoyo de la Policía y el Ejército, rescataron a las víctimas fatales.

En Colombia existen numerosas minas de oro y carbón y los accidentes han aumentado, debido a que algunas explotaciones no toman suficientes medidas de seguridad.

De acuerdo con el ministerio de Minas y Energía en Colombia, existen 3.000 minas legales pero sólo 16 funcionarios para revisar que cumplan con las normas de seguridad.

En junio del 2010, 73 mineros perecieron sepultados en un yacimiento de carbón del departamento de Antioquia, en el noroeste de Colombia, en la peor tragedia de ese tipo en el país en los últimos 30 años.

El año pasado, 173 mineros murieron en diferentes accidentes de trabajo, desde 58 que perecieron en el 2009, de acuerdo con estadísticas oficiales.