Cerrada desde el 5 de agosto, cuando se produjo el derrumbe que atrapó a 33 de sus empleados, la Minera San Esteban ha desafectado a más del 90% de los trabajadores que se desempeñaban en la mina San José, según informó Vida Sindical.

El proceso, que ha sido fiscalizado por el Ministerio del Trabajo de Chile, según el subsecretario de esa cartera, Bruno Baranda, facilitará la relocalización laboral de quienes se empleaban en el yacimiento que ha concitado la atención mundial producto de la explosión de rocas que sepultó a 33 personas desde hace 69 días, y que este martes comenzaron a ser sacados.

Baranda mostró su satisfacción "con el correcto proceso de pago de sueldos correspondientes al mes de septiembre", y adelantó que la próxima semana serán canceladas las cotizaciones previsionales.

La situación de los trabajadores atrapados está en compás de espera hasta que sean rescatados en su totalidad.