La Paz. El boliviano Carlos Mamani, el único extranjero entre los 33 mineros rescatados la semana pasada en el norte de Chile, fue recibido como héroe este lunes en La Paz, donde no tardó en aceptar un trabajo en la petrolera estatal YPFB.

Mamani fue recibido por dos ministros en el aeropuerto de la ciudad de El Alto y conducido con escolta oficial hasta el Palacio Quemado, donde el presidente Evo Morales le ofreció un almuerzo de bienvenida y le reiteró una oferta de trabajo.

"Estoy muy agradecido, no me esperaba algo así", dijo luego a la prensa el campesino del altiplano devenido en inmigrante y minero en el norte chileno, que saltó a la fama junto con los otros 32 hombres con los que compartió casi 70 días de encierro bajo tierra.

"El presidente Morales me ofreció un trabajo seguro, una casa. Yo estoy bien orgulloso y voy a regresar a Bolivia", declaró Mamani, de 21 años, apuntando que se sentía también en parte chileno pues creía que había vuelto a nacer cuando fue sacado de las entrañas de la mina San José.

Agregó que aceptó trabajar en la YPFB Transportes, del grupo YPFB, en la ciudad central de Cochabamba, donde podría desempeñarse como jefe de transporte motorizado.

Un familiar que lo acompañó en su encuentro con Morales dijo que ganaría el equivalente de 1.000 dólares mensuales, unas diez veces el salario mínimo nacional.

Mamani señaló que antes de retornar definitivamente a Bolivia prevé permanecer todavía en Chile el tiempo que sea necesario para atender varios asuntos, entre ellos la presentación de una demanda contra la mina San José.

"Voy a regresar a Bolivia cuando arregle todo allá en Chile. Tengo harto trámite que hacer, y una demanda", explicó el minero, a quien Morales visitó pocas horas después de su rescate de la mina próxima al pueblo de Copiapó.

Agregó que sentía un gran agradecimiento por el trato que recibió en Chile, desde donde llegó en la mañana del lunes en un vuelo comercial junto con su esposa, una hija de un año de edad y su suegro.

"Chile a mí me dio esa oportunidad (de trabajar), la gente se ha portado muy buena con nosotros, la solidaridad con nosotros ha sido muy buena", añadió.

El cónsul de Bolivia en Chile, Walker San Miguel, confirmó que Mamani aceptó el ofrecimiento del presidente Morales.

"Carlos Mamani, nuestro héroe, ha tenido un almuerzo con el presidente, con su familia que vino de Chile y los de aquí (...), él ha preferido que sea Cochabamba (su próximo lugar de resistencia", señaló.

Añadió que Mamani decidió volver a Bolivia "porque en Copiapó ya no puede vivir" debido al acoso de medios y curiosos, entre otras razones.