Santiago. El dilatado viaje en una angosta cápsula que sacó a 33 hombres de la profundidad de una mina en Chile, donde estuvieron atrapados más de dos meses, sería su último recorrido incómodo y ahora se preparan para disfrutar de suntuosas invitaciones para recorrer el mundo.

Entre los primeros periplos de los sobrevivientes al encierro a unos 700 metros bajo el desierto de Atacama está la promesa de acompañar al presidente Sebastián Piñera a Bolivia para inaugurar un corredor interoceánico junto a su par anfitrión Evo Morales y el brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva.

Luego, las opciones se abren a la diversión.

Un viaje para visitar por una semana las islas griegas y la asistencia en España a un juego del conjunto de fútbol Real Madrid, así como del inglés Manchester United, son algunas de las recompensas tras la tensa epopeya.

Pero no sólo de viajes se compone la nueva vida de los mineros. Los 11 fanáticos del equipo de fútbol local Universidad de Chile recibirían un pase vitalicio para presenciar los juegos del conjunto.

Los regalos a los mineros, luego de descubrirse a finales de agosto que estaban con vida, empezaron a llegar desde distintas partes del mundo, incluyendo a personalidades mundiales.

El Papa Benedicto XVI les envió rosarios bendecidos; mientras que figuras notables del fútbol, desde el brasileño Pelé hasta el español David Villa, les enviaron camisetas autografiadas.

Incluso, el jefe de Apple, Steve Jobs, les mandó a cada uno la versión reciente del popular iPod Touch para que los disfruten ahora que están libres.

En tanto, saludos del presidente estadounidense, Barack Obama, y artistas de toda Iberoamérica también llegaron a las entrañas de la árida tierra desértica de Atacama, en el norte del país sudamericano.