Copiapó. “Las cosas van extraordinariamente bien hasta aquí”. Esa fue la evaluación hecha en la mañana de este miércoles por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, cuando ya habían sido rescatados ocho mineros.

Explicó que la cápsula Fénix número 2 “ha tenido un comportamiento extraordinario, prácticamente sin rotación, lo que significa que no hay riesgo de mareo para los mineros mientras suben”.

En cuanto a la situación de salud de los trabajadores que ya han emergido, informó que “es bastante buena, hemos tenido problemas realmente muy leves, un aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial de todos ellos mientras subían, en los registros, y en todos los casos se recuperó en forma satisfactoria después de un rato de reposo, en cama, sin necesidad de medicación específica”.

A los mineros se les ha aplicado un protocolo de hidratación, de suplementos vitamínicos, sales, fosfatos.

En la mina los dos enfermeros de la Armada que bajaron a acompañarlos, han estado trabajando con ellos, examinándolos, preparándolos psicológicamente.

En base al trabajo de ellos, se determinó que la salud de los mineros abajo es “muy satisfactoria” y tiene “una situación anímica tranquila”, pero han dormido menos durante los últimos días.

En este contexto, el ministro indicó que “las cosas se están dando incluso mejor que lo presupuestado, el Fénix se está comportando extraordinariamente bien, los tiempos de traslados están siendo menores de lo que habíamos estimado”.

 Agregó que “anticipamos incluso menos problemas de los que habíamos presupuestado al principio”.