Santiago. El exitoso rescate de 33 mineros en Chile tras una hazaña de supervivencia catapultó al ministro de Minería, Laurence Golborne, como un "héroe" nacional que abandonó el anonimato y ya se posiciona como uno de los más populares en el gobierno.

Golborne, ingeniero civil y la cara más visible del proceso que sacó este miércoles pasado a los mineros de las entrañas de la tierra tras más de dos meses de encierro a unos 700 metros de profundidad, disfruta un alza en los índices de aprobación.

Algunos analistas políticos consideran que el presidente Sebastián Piñera podría sacar provecho a Golborne y promoverlo a una cartera más visible como Obras Públicas o Vivienda, que le permita sostener el capital político ganado principalmente en sectores populares.

Mientras que otros, en una apuesta más arriesgada cuando el gobierno de Piñera recién cumple siete meses y pese a la poca experiencia política del ministro, lo señalan como un candidato viable para el oficialismo de cara a los comicios presidenciales de 2014.

"Creo que (su rol) justifica que esté dentro de los posibles presidenciables (...) Creo que tiene una gran opción de convertirse en líder político", dijo en la noche del domingo el ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Pero hay quienes creen que la falta de un respaldo partidario clásico sería un impedimento insalvable para que Golborne pueda meterse en la carrera por la presidencia.

"En Chile no hay experiencia de alguien que aparece de repente sin lazos políticos", dijo a Reuters Ricardo Israel, director del Centro Internacional para la Calidad de la Democracia.

Golborne, nacido en 1961 y con seis hijos, era conocido en el ámbito empresarial pero carecía de experiencia política hasta que asumió la cartera de minería en marzo.

Tras unos meses en los que pasó desapercibido, el rescate de "los 33" lo dejó en el centro de la escena. Sus declaraciones eran las más esperadas por la prensa para reportar los avances del operativo, que generalmente informaba antes a los familiares de los mineros.

El rescate también le posibilitó dejar atrás las críticas por viajar a Sudáfrica para ver el Mundial del fútbol en vez de liderar las negociaciones sobre un alza del impuesto a la minería, además de soltar una fuerte carcajada en medio de una sesión legislativa.

También hizo que Golborne pasara de ser criticado por las familias de los mineros al inicio del operativo, cuando dijo que las posibilidades de que los trabajadores estuvieran vivos eran muy pocas, a ser una especie de estrella de rock a quienes todos saludan, le sacan fotos y le piden autógrafos.

"El era el ministro más desconocido, incluso parecía candidato a salir del gabinete después de sus errores (...) Se le abrió la posibilidad de una carrera política que hasta hace poco parecía imposible", destacó Israel.

Tiempo al tiempo. En un restaurante de Copiapó, ciudad más cercana a la mina San José que atrajo la atención del mundo por ser el escenario de la histórica epopeya de supervivencia y posterior rescate, ahora hay varias fotos del ministro con vecinos.

En una entrevista reciente, varios de los 33 mineros rescatados dijeron que antes del accidente no sabían casi nada de él pero, tras emerger a la superficie en una cápsula de acero por un oscuro y húmedo hoyo de más de 620 metros, a uno de los que más abrazaron y dieron las gracias fue a Golborne.

La semana pasada, en medio del operativo de rescate, el Congreso aprobó un cambio a la regalía minera, otro impulso para Golborne, después de lograrse un inédito pacto con la principal coalición opositora.

Encuestas respaldan la posibilidad de que Golborne sea una gran cara del gobierno y hasta dé el salto a la presidencia.

Según un sondeo hecho por la encuestadora Adimark en septiembre a 1.109 personas en el país sudamericano, Golborne obtuvo 87% de aprobación y fue el ministro mejor evaluado. El cambio fue notable pues según el mismo estudio en julio, solamente 16% de los chilenos lo conocía.

No hay estudios más recientes que evalúen el nivel de aprobación al ministro, quien desde que concluyó el operativo de rescate el jueves en la madrugada dejó de estar en las pantallas que dominaba diariamente con el reporte oficial sobre la situación de los mineros.

Pero los números positivos y su explosión mediática actual podrían ser un estorbo en el futuro.

"La gente reconoce el compromiso emocional del ministro durante el rescate, pero si ven que eso es manipulado políticamente el cariño popular se puede desvanecer", explicó Israel.

"Lo mejor que puede hacer es darle tiempo al tiempo y no encandilarse con esta situación", agregó.