Juba, Sudán. Al menos 50 personas murieron cuando un motín del ejército de Sudán se propagó a través de varias ciudades en el estado productor de petróleo de Alto Nilo, avivando la tensión mientras el sur del país se prepara para la independencia, dijeron este domingo autoridades.

Los intensos combates, con tanques y ametralladoras, se desataron primero este jueves en la ciudad de Makalal, cuando parte de una unidad del ejército se rehusó a redesplegarse con sus armas al norte, parte de un proceso de separación de fuerzas antes de la secesión de Sudán del Sur.

Las luchas se extendieron luego desde Makalal, capital del Alto Nilo, a los asentamientos de Melut y Paloich este viernes y sábado, dijeron funcionarios estatales a Reuters.

La violencia es un elemento preocupante en la separación de los ejércitos del norte y del sur de Sudán antes de la secesión prevista el 9 de julio.

Una abrumadora de mayoría de residentes del sur rico en petróleo votó a favor de separarse del norte en un referendo en enero, según resultados preliminares publicados esta semana.

Los resultados finales de la votación, prometida en un acuerdo de paz en el 2005 que terminó con décadas de guerra civil, se anunciarán este lunes.

"La lucha en Malut ayer (sábado) causó 19 muertos y 18 heridos (...) En Paloich 11 resultaron muertos y ocho heridos", dijo Akuoc Teng Diing, comisionado del condado de Melut. Todos los muertos eran soldados, señalaron.

Funcionarios dijeron previamente que 20 personas murieron en Malakal, incluyendo a dos niños y un conductor sudanés de la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, UNHCR, atrapados en el fuego cruzado.

Makalal es actualmente patrullada por una unidad del ejército conformada por las Fuerzas Armadas de Sudán del norte (SAF) y el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA), una fuerza que de acuerdo a la ONU estaba en proceso de división antes de la independencia del sur.