Pasar al contenido principal
Movimiento anti Wall Street descubre que el dinero trae problemas
Miércoles, Noviembre 2, 2011 - 13:39

El movimiento "Occupy Wall Street" ha recaudado más de US$500.000 en apoyo sólo en Nueva York, pero a siete semanas de iniciadas las protestas contra la "codicia" del sistema financiero los manifestantes están descubriendo que el dinero crea dolores de cabeza.

Nueva York. El movimiento "Occupy Wall Street" ha recaudado más de US$500.000 en apoyo sólo en Nueva York, pero a siete semanas de iniciadas las protestas contra la "codicia" del sistema financiero los manifestantes están descubriendo que el dinero crea dolores de cabeza.

Entre los desafíos con los que debe lidiar el movimiento está buscar la forma de convertirse en una entidad sin fines de lucro, cómo tratar con compañías de tarjetas de crédito que retienen parte de las donaciones, la elección de un banco que comparta la filosofía del movimiento y la decisión presupuestaria sobre en qué gastar el dinero.

Las altas cifras recaudadas -más de US$500.000 en Nueva York y alrededor de US$20.000 en Chicago, Richmond y otras ciudades- han sorprendido a todos, desde los manifestantes a los que la supervisan sus finanzas.

"Imaginaba que conseguiríamos tal vez US$10.000 ó US$20.000 y que quizá no sería gran cosa. (Pero) fueron rápidamente trayendo cada día más dinero", dijo Chuck Kaufman, coordinador de la Alianza para la Justicia Global (AFGJ, por su sigla en inglés), patrocinador fiscal del movimiento.

AFGJ es un grupo sin fines de lucro con raíces en el activismo solidario con Nicaragua en la década de 1970, el cual desde entonces ha utilizado su estatus de exención impositiva para ser una suerte de paraguas financiero de otros grupos.

Aunque el sitio en internet de "Occupy Wall Street" dice que la comisión de finanzas del movimiento está formada por 87 miembros, Kaufman sostuvo que el núcleo era de seis personas, entre ellas un abogado, un contador y un tatuador.

Ellos tratan con más de 400 donaciones diarias provenientes de tarjetas de crédito, con un promedio de menos de US$50 cada una. Sin embargo, en realidad, conseguir esas donaciones ha demostrado ser difícil.

En los primeros días, antes de cambiar de proveedores, la organización recaudó unos US$250.000 en donaciones, pero Kaufman dijo que los procesadores de tarjetas de crédito han retenido US$75.000 de esta cifra.

Ninguna de las mayores redes de tarjetas de crédito devolvieron las llamadas de Reuters para hacer comentarios sobre cualquier reserva inusual que se esté adoptando.

Autores

Reuters