Trípoli. El líder libio, Muammar Gaddafi, se quedará en el país "hasta el final" para liderar la victoria frente a sus enemigos, dijo un portavoz del Gobierno este jueves.

En declaraciones realizadas tras la deserción y huida a Reino Unido del ex ministro de Exteriores, Musa Kusa este miércoles, el portavoz dijo que los ataques aéreos contra Libia habían unido a los dirigentes del país contra "un enemigo claro".

"Si algo ha hecho esta agresión ha sido unir a la gente en torno al líder y la unidad de la nación", dijo Musa Ibrahim en Trípoli. "Especialmente ahora. Ven un enemigo claro".

Preguntado sobre si Gaddafi y sus hijos estaban aún en el país, dijo: "tranquilícense, estamos todos aquí. Seguiremos aquí hasta el final. Este es nuestro país. Estamos fuertes en todos los frentes".

Añadió: "no dependemos de individuos para liderar la batalla. Es una lucha de una nación entera. No depende de individuos ni oficiales", añadió.

Ibrahim no quiso comentar la deserción de Kusa, alegando que habría un anuncio formal del gobierno durante el día.

"Tenemos a millones de personas liderando esta lucha. Si alguien se siente cansado, se siente enfermo o está exhausto, si quieren tomarse un descanso, eso pasa. No estoy confirmando nada", dijo.

Ibrahim rechazó las sugerencias de que los ataques aéreos de la coalición habían inclinado el equilibrio en favor de los rebeldes que combaten contra las tropas de Gaddafi, o animar a la gente corriente a buscar un cambio tras cuatro décadas de Gaddafi en el poder.

"Dado que los ataques aéreos están bombardeando todas las ciudades libias, no vemos a gente saliendo en masa pidiendo cambios", dijo. "¿Dónde hay una revolución popular? ¿Dónde hay tribus saliendo y diciéndole al líder: 'Deja el país'? Tienen que leer las señales".