Tiflis. Georgia sufrió su primera baja en Afganistán desde que se sumó a la fuerza liderada por la OTAN que lucha en el país asiático, informó el domingo el Ministerio de Defensa georgiano.

"Un soldado murió durante el curso de operaciones y otro resultó herido", informó un funcionario del Ministerio de Defensa, declinando ofrecer detalles adicionales.

La fuerza liderada por la OTAN dijo que el georgiano murió por la detonación de una bomba improvisada el sábado en el sur de Afganistán.

Georgia tiene 925 soldados en Afganistán, incluyendo 750 con base en la provincia sureña de Helmand, la región más violenta del país.

La ex república soviética es un firme aliado de Estados Unidos y aspira a unirse a la OTAN para protegerse de Rusia. Georgia ha convertido en una prioridad el envío de sus fuerzas militares para unirse en combate a las tropas de Estados Unidos y la OTAN donde sea posible.

Georgia tenía 2.000 efectivos en Irak, la tercera fuerza más grande que brindaba apoyo a las operaciones estadounidenses en ese país, pero los sacó durante una guerra de cinco días con Rusia en el 2008, cuando las fuerzas rusas aplastaron un asalto georgiano contra una región separatista pro Moscú.

Pese a la presencia de casi 150.000 efectivos extranjeros en Afganistán, la violencia llega a su peor nivel desde que los talibanes fueron derrocados por fuerzas afganas apoyadas por Estados Unidos a fines del 2001.