Zanzíbar. Al menos 107 personas se ahogaron cuando un transbordador se hundió en aguas agitadas al este de África, en su camino de Zanzíbar a la isla de Pemba, según dijo este sábado un médico, en el peor desastre que sufre el archipiélago en la historia reciente.

Los testigos temían que la cifra de muertos pudiera aumentar de forma drástica, ya que el barco llevaba más de 500 pasajeros y los barcos de pesca y turismo que buscaban en el mar desde la madrugada habían encontrado sólo 260 supervivientes.

"Seguimos recibiendo muchos cuerpos en camiones (...) Es probable que la cifra de muertos sea mucho más alta", dijo a Reuters el doctor Karim Zah, del hospital Mnazi Mmoja en Zanzíbar.

Docenas de soldados llevando cuerpos hasta la orilla salpicaban las playas de arena blanca en el extremo norte de la isla de Zanzíbar, donde miles de personas esperaban ansiosamente noticias de los supervivientes.

Una caravana de camiones militares llevaba los cuerpos al campo de fútbol de Maisara, en Stone Town, donde decenas de miles de personas se reunieron para identificar a los muertos.

Los trabajadores de emergencia cubrían los cuerpos con mantas oscuras y colocaban su ropa encima para que los familiares pudieran identificarles.

En el popular destino turístico de Nungwi, varios barcos de pesca y lanchas de buceo llevaban a los supervivientes a la costa, transportando una docena o menos en cada viaje, y la multitud esperaba con el agua hasta la cintura mientras las embarcaciones llegaban a la orilla, buscando desesperadamente a sus familiares.

Zanzíbar, también conocida como Unguja, y Pemba son dos de las principales islas del archipiélago de Zanzíbar, un destino popular entre los turistas por sus bellas playas en el océano Indico. Zanzíbar es una región semiautónoma de Tanzania.

"El registro del barco muestra que la nave que viajaba desde la isla de Unguja a la isla de Pemba tenía más de 500 pasajeros a bordo", dijo a Reuters el comisario de policía de Zanzíbar, Mussa Alli Mussa.

"Unos 260 pasajeros han sido rescatados hasta el momento (...) Nosotros hemos recuperado varios cuerpos, pero no puedo darles la cifra exacta de muertos en este momento debido a que la situación es muy volátil", declaró.

Los instructores de buceo y guías turísticos locales pasaron la noche en el mar, buscando supervivientes entre las olas.

Temiendo lo peor. "Muchos de nosotros llegamos aquí en torno a las 2:30 de la mañana (23:30 GMT) esta mañana", dijo Suleiman Amis, de 32 años y que trabaja en una embarcación local de rutas de buceo. "Mandamos algunos botes para buscar supervivientes, pero no les encontramos hasta muy, muy tarde".

"Tenemos amigos que sabemos que cogieron ese barco y queremos volver para encontrarles tan pronto como sea posible", dijo a Reuters.

Pemba está a unos 40 kilómetros de Zanzíbar. Los pasajeros que suelen coger ferris entre las dos islas dicen que los barcos están en un pobre estado de conservación y a menudo van sobrecargados de mercancías.

Abdual Said, registrador de los navíos de Zanzíbar, dijo a Reuters que el transbordador hundido, el MV Spice, tenía licencia para llevar 600 pasajeros.

"Normalmente nos empaquetan como a sardinas en una lata. Y por eso temo de verdad que este sea un desastre muy grande", comentó el residente Mwajamis Juma

El gobierno de Zanzíbar dijo el mes pasado que tenía previsto invertir en embarcaciones más grandes y fiables para transportar pasajeros entre las dos islas.

"Nos tememos la mayor calamidad en la historia de Zanzíbar. Esto es un desastre", dijo un funcionario del gobierno, que no quiso ser identificado.

El pasado enero, dos pequeñas embarcaciones sobrecargadas volcaron y fueron arrastradas por las aguas en alta mar cerca de la costa de Tanzania, y en mayo de 2009 un barco que acababa de salir de Zanzíbar se hundió con docenas de personas a bordo, y seis personas murieron.

El comisario de policía Mussa señaló que los equipos de socorro estaban rescatando a más pasajeros con la ayuda de algunos botes de pesca en la zona, y recuperando los cuerpos para llevarlos a la principal ciudad de Zanzíbar para identificar los cadáveres.

"Debido a los fuertes vientos en el océano, algunos de los cuerpos podrían incluso llegar a Tanga (Tanzania continental)", declaró. "La causa del accidente no puede ser confirmada por el momento", añadió.

Un padre en Mkoani, Pemba, lloraba ya a sus tres hijos, que iban a bordo del barco hundido, el MV Spice.

"Tenía dos hijos y una hija volviendo a Pemba de unas vacaciones escolares (...) y me temo lo peor", dijo Juma Bakar.