Bogotá. Al menos nueve guerrilleros murieron este lunes en la madrugada cuando comandos del Ejército asaltaron campamentos de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en una zona selvática en el sur del país, informó la institución armada.

El asalto ocurrió tras uno de los más sangrientos fines de semana de 2010, cuando murieron 24 rebeldes y miembros de las Fuerzas Armadas, así como dos civiles, en combates en el suroccidente y el nororiente del país, en medio del conflicto armado más extenso del hemisferio.

"Las Fuerzas Militares asestaron un nuevo y contundente golpe a las FARC que hasta el momento arroja la muerte en combate de nueve integrantes del bloque sur de esa organización narco-terrorista", precisó un comunicado del Ejército.

Los rebeldes se encontraban en una zona situada en el río Suncillita, cerca al municipio de Cartagena del Chairá, en el departamento de Caquetá, cuando fueron atacados por miembros del Ejército hacia las 4.00 hora local (09.00 GMT).

El presidente Álvaro Uribe reportó este domingo la muerte de 12 insurgentes en la campaña emprendida por las Fuerzas Militares para capturar o matar al máximo líder de las FARC, alias Alfonso Cano, en una montañosa región del sureño departamento de Tolima.

Mientras que en el nororiental departamento ganadero y petrolero de Arauca, fronterizo con Venezuela, 10 miembros del Ejército murieron cuando fueron atacados por rebeldes de las FARC que pretendían colocar cargas de dinamita a varias torres de conducción de energía.

En tanto que dos miembros de la Policía Nacional y dos civiles fallecieron el sábado en el sudoccidental departamento del Cauca por un ataque de la guerrilla de las FARC, grupo considerado terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

Uribe, fuertemente apoyado por Estados Unidos, acorraló en sus ocho años de Gobierno a los guerrilleros izquierdistas, que aún poseen una fuerte capacidad de combate en regiones rurales del país.