Kabul. La cifra total de muertes de militares extranjeros en Afganistán en el 2010 se acercó a las 600 con el fallecimiento de otro soldado este domingo, un número poco grato que probablemente tendrá un fuerte efecto sobre los líderes occidentales en medio del menguante apoyo a la guerra.

La Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por su sigla en inglés) de la OTAN dijo que uno de sus miembros en servicio murió en la explosión de una bomba casera en el sur del país, llevando la cifra total a 599 desde el inicio del 2010.

No se entregaron más detalles sobre el incidente. Las bombas caseras, rudimentarias pero efectivas, son responsables por más de la mitad de las víctimas fatales sufridas por soldados extranjeros en Afganistán este año.

El 2010 ya es el año más sangriento para los soldados afganos y extranjeros y civiles desde la expulsión de los talibanes, a finales del 2001. El 2009, el total fue 521 soldados extranjeros muertos.

La creciente cifra es poco alentadora para el presidente estadounidense, Barack Obama, que ha prometido una revisión de la estrategia en diciembre después de las elecciones del Congreso, un mes antes de que los demócratas enfrenten las represalias de un electorado cada vez más escéptico.

Afganistán también será un tema importante en las discusiones de la cumbre de la OTAN en Lisboa el mes próximo, con los miembros europeos de la alianza presionados en sus países para que justifiquen la mantención constante.

Las disputas por la guerra afgana ya han derrocado a un Gobierno holandés en febrero y a un presidente alemán en mayo, enfrentando las crecientes dudas por la guerra a nivel nacional, los líderes estadounidenses quieren bajar las expectativas de lo que se puede lograr.

Holanda terminó formalmente su misión en agosto tras la fuerte oposición pública a la guerra y a comienzos de mes, días después de la muerte de cuatro soldados en una emboscada.

Canadá, que sufre del tercer lugar después de Estados Unidos y Gran Bretaña de la mayor cifra de muertes, anunció su término en misión de combate el año próxima.

Según www.icasualties.org, un sitio web que registra las muertes de las tropas, han muerto 2.169 soldados desde el 2001, más de la mitad de las cuales han ocurrido sólo en los dos últimos años.

Estados Unidos registra 1.348 soldados muertos, mientras que Gran Bretaña perdió 341. Los otros 480 se reparten entre los otros 44 socios de ISAF.

Estados Unidos tiene la cifra más alta de soldados en Afganistán - casi 100.000 - con otros países contribuyendo con casi 50.000.