Teherán. Una mujer iraní cuya condena a ser lapidada por adulterio desató críticas en todo el mundo será ahorcada por asesinato este miércoles, dijo un grupo de derechos humanos.

"Las autoridades en Teherán han dado el visto bueno a la prisión de Tabriz para la ejecución de la mujer del caso de lapidación, Sakineh Mohammadi Ashtiani", dijo el Comité Internacional contra la Lapidación, un grupo activista con sede en Alemania, en su página web.

"Se ha comunicado que va a ser ejecutada este miércoles, 3 de noviembre", añadió.

Las autoridades iraníes no estaban disponibles para confirmar o negar esa información.

La condena por lapidación contra Ashtiani quedó suspendida después de que una serie de figuras políticas y religiosas la calificaran de "medieval", "bárbara" y "brutal". Brasil, estrecho aliado de Irán, ofreció dar asilo a la mujer, de 43 años y madre de dos hijos.

Un portavoz del gobierno dijo en septiembre que la condena por adulterio contra Ashtiani estaba siendo revisada, pero que aún estaba pendiente el cargo de ser cómplice del asesinato de su marido.

Bajo la ley islámica, que está en vigor desde la revolución islámica de 1979, el asesinato se castiga con la horca y el adulterio con la lapidación.

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, esquivó las preguntas sobre el caso durante la Asamblea General de la ONU en septiembre, alegando que había sido inventado por los medios occidentales hostiles y llamando a Estados Unidos hipócrita por su historial de ejecuciones.

El caso ha empeorado las relaciones entre Irán y Occidente, que están enfrascadas en una disputa por el programa nuclear de Teherán, y se complicaron aún más el mes pasado cuando dos alemanes fueron arrestados en Irán mientras entrevistaban al hijo de Ashtiani.

Los hombres entraron en Irán con visa de turista y no estaban autorizados a actuar como periodistas, dijeron las autoridades judiciales. El gobierno alemán está intentado lograr su liberación.

En agosto, la televisión iraní difundió una entrevista con una mujer que dijo que era Ashtiani y que admitió tener una relación con un hombre que luego asesinó a su marido. El Comité Internacional contra la Lapidación, calificó el programa de televisión de "propaganda tóxica".

Estados Unidos ha impuesto sanciones a ocho destacados funcionarios iraníes, incluido el comandante de la Guardia Revolucionaria y varios ministros de gabinete, por abusos de derechos humanos.

Además, existen sanciones sobre las actividades nucleares de Irán, que se teme que estén destinadas a fabricar una bomba atómica, algo que Teherán niega.

Según Amnistía Internacional, Irán es el segundo país, después de China, en el número de ejecuciones que lleva a cabo. La cifra de muertos fue de al menos 346 personas en 2008.