Destacadas figuras musulmanas se sumaron a judíos y cristianos en el ex campo de concentración nazi de Auschwitz el martes, en un gesto de solidaridad entre las religiones diseñado para repudiar a aquellos que niegan el Holocausto, como el presidente iraní.

Alrededor de 200 dignatarios del mundo islámico, Israel, países europeos y organizaciones internacionales, como la Unesco, participaron en la visita, que incluyó una recorrida por el sitio y oraciones en árabe, ídish, inglés y francés.

"Debemos enseñar a nuestros jóvenes en las mezquitas, iglesias y sinagogas lo que ocurrió aquí", dijo el Gran Muftí de Bosnia, Mustafa Ceric, a Reuters.

"Este sitio horrible debería ser un recordatorio de que la intolerancia y la falta de entendimiento entre las personas puede resultar en (...) lugares como Auschwitz", agregó.

Alrededor de 1,5 millones de personas, en su mayoría judíos, murieron en Auschwitz, ubicado cerca del pueblo polaco de Oswiecim, durante la ocupación de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Los organizadores dijeron que la visita del martes buscó principalmente rechazar la visión, defendida con más fuerza por el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad pero que no es poco común en otras partes del mundo musulmán, de que el Holocausto nunca ocurrió.

"Elegimos dar prioridad a los representantes del mundo árabe y musulmán y la razón es clara", dijo Anne-Marie Revcolevschi, del Proyecto Aladdin, que trabaja para generar lazos entre los judíos y los musulmanes.

"Es sobre todo desde algunos de estos países de donde provienen los discursos y documentos que sirven como un vehículo para negar (el Holocausto), para el odio y el antisemitismo", agregó, en comentarios pronunciados antes de la visita a Auschwitz.

El rabino jefe de Tel Aviv, Israel Meir Lau, dijo: "Cuando un líder espiritual del mundo islámico viene a ver con sus ojos y a conocer y sentir la atmósfera aquí, en este gran cementerio de la historia de la humanidad, colabora a negar a aquellos que niegan el Holocausto".