Unos 100.000 africanos podrían tratar de cruzar desde Libia a Níger, un país fuertemente aquejado por la pobreza, en las próximas semanas, muchos por temor a morir en manos de los rebeldes libios que piensan que son mercenarios, dijo el miércoles un informe de la ONU.

Al menos dos africanos subsaharianos ya habrían sido linchados en Bengasi bajo sospecha de ser mercenarios para el líder libio Muammar Gaddafi. Otros temen ser perseguidos por los insurgentes, indicó el informe.

Compilado por la OCHA, la agencia de coordinación de asuntos humanitarios de la ONU, el informe indicó que más de 1.000 africanos ya habían cruzado a Níger la semana pasada a través del puesto fronterizo de Dirkou y había informado que muchos otros estaban demasiado asustados para moverse.

Durante el próximo mes, un total de hasta 100.000 personas podrían llegar a Níger, indicó.

Funcionarios de la ONU indicaron que esto pondría una presión enorme sobre la economía de la nación, una ex colonia francesa, productora de algodón y uno de los países más pobres del mundo.

Los recién llegados, unos 500 que llegaron el martes desde la capital libia de Trípoli y las ciudades de Misrata y Sabah, dijeron que muchos subsaharianos - sobre todo los migrantes que habían estado trabajando en Libia - estaban en la clandestinidad, indicó la OCHA.

"Ellos han informado que muchos están bloqueados en las casas, sin posibilidad de salir y sin ayuda, en Mursuk, Sabah, Misrata, Trípoli y Bengasi", dijo un informe sobre la situación de la agencia.