Nairobi. Naciones Unidas y misiones y organizaciones extranjeras volverán a ingresar a Somalia dentro de dos meses, tras una ausencia de más de 17 años, dijo el domingo un funcionario de alto rango de la ONU.

La mayoría de las embajadas, organizaciones de caridad extranjeras y la misma ONU han mantenido sus bases en Nairobi debido a preocupaciones de seguridad en la mayor parte de Somalia y a enfrentamientos armados casi diarios y ataques con morteros en la capital, Mogadiscio.

Naciones Unidas abandonó Somalia en 1993 mientras que la mayoría de las embajadas se retiraron años antes.

Augustine Mahiga, el representante especial de Naciones Unidas para el país del Cuerno de Africa, dijo que una decisión de reubicar al personal de alto rango en Somalia había sido tomada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La organización también esperaba establecer presencias en la república disidente de Somalia, Somalilandia, y el enclave semi-autónomo de Puntlandia, indicó.

"Vamos a transferir las embajadas y agencias con base en Nairobi a Somalia, y nuestros objetivos son tres. El primero es Puntlandia, el segundo es Somalilandia y el tercero es Mogadiscio", dijo Mahiga en una conferencia de prensa a la que asistió el primer ministro somalí, Omar Abdirashid Ali Sharmarke, en la sede de la ONU en Nairobi.

Señaló que el traslado se realizaría dentro de 60 días y que Naciones Unidas estaba reclutando personal en Somalia y Nairobi en preparación.

Un aumento en la fuerza de paz de la Unión Africana en Somalia a 8.100 soldados mejoraría la seguridad para el traslado, añadió.

La Unión Africana aumentó su número de soldados en Somalia luego de que 76 personas murieron en Uganda el mes pasado en ataques suicidas por el grupo islamista vinculado con Al Qaeda, al Shabaab.

"Aumentar la fuerza de AMISOM (tropas de la Unión Africana) de 6.200 al total de 8.100 mejorará y aumentará la seguridad para crear espacio para el despliegue de Naciones Unidas y la comunidad internacional", afirmó Mahiga.

Todavía habían riesgos de seguridad en Mogadiscio, indicó, "y vamos a tomar un enfoque mucho más prudente, pero la decisión de desplegarnos ahí está tomada".

Somalia no ha tenido una autoridad central efectiva desde 1991, y su Gobierno Federal de Transición sólo controla una pequeña sección de la capital.