México D.F. El buscado narcotraficante, Édgar Valdez Villarreal “La Barbie”, que fue detenido en México mantenía una importantes relación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las cuales le suministraban la cocaína que posteriormente enviaba a Estados Unidos.

Tras la aprehensión de “La Barbie”, la policía colombiana capturó a 11 personas que estaban vinculadas a él, entre ellas a su emisario en Colombia, Julio César Piña Soberanís, Julio, quien guarda relación con las FARC, informó Milenio.

Según señalaron las autoridades de Colombia, los detenidos ofrecieron un millón de dólares para lograr su exoneración o procurar un rescate si eran trasladados a un centro de reclusión.

Los operativos de captura se efectuaron en las ciudades de Bogotá, Medellín, Pereira, Cali y Buenaventura.

Se calcula que los detenidos enviaban en promedio tres toneladas de cocaína al mes a Centroamérica en lanchas rápidas o buques cargueros.

Ataque a Cabañas. Por otra parte, Edgar Valdez Villarreal dijo que conocía y escondió a Balderas Garza, alías el "JJ", el presunto agresor del futbolista paraguayo Salvador Cabañas, quien recibió un disparo en la cabeza en un bar en enero.

Explicó que después de saber el hecho, regañó al “JJ” y lo escondió, informó El Universal.

Agregó que el individuo no trabaja para él, pero tienen una relación amistosa e indicó que actualmente está en Colombia.

Respecto al ataque al futbolista narró que “me di cuenta hasta el otro día porque fue en la madrugada y pues lo regañé. Ya había hecho las cosas, eran amigos ellos dos, pero como que ese día andaba de malas el Cabañas, comenzaron a alegar".

Agregó que después de reprenderlo por la agresión “lo metí a una oficina mía en Atizapán, ahí estuvo como tres meses más o menos, en Colombia tiene trabajo".