Managua. Un grupo de narcotraficantes decidió explotar el espíritu de la Navidad y ocultó un cargamento de cocaína entre juguetes y caramelos que serían donados a niños pobres de Nicaragua.

La droga fue incautada la semana pasada en un puesto de inspección en la frontera con Costa Rica, dijo este lunes la policía de Nicaragua.

"Era donación que venía destinada a niños nicaragüenses. No hay vínculos entre los remitentes de la droga y los que envían la donación", dijo Esteban Guido, comisionado mayor de la policía nacional nicaragüense.

La droga, 334 kilos de cocaína oculta entre 50 sacos de caramelos y 250 bolsas de juguetes, era transportada en dos de camiones, con placas de Guatemala y Nicaragua.

"Hemos hablado con las autoridades costarricenses y han cooperado con nosotros. La droga está vinculada con acopiadores de droga en Costa Rica", explicó.

Por años, Centroamérica ha sido ruta de tránsito para la cocaína de Sudamérica, pero recientemente los poderosos cárteles mexicanos han aumentado su presencia en la región ante la campaña militar que enfrentan en su país.

Según analistas, los cárteles mexicanos están comprando terrenos, almacenando drogas y armas y contratando a pandilleros nicaragüenses para vender estupefacientes.

Guido dijo que las investigaciones por el caso aún están en marcha y no vinculó a algún cártel específico.