Jerusalén. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, instó este domingo a los palestinos a no tomar medidas unilaterales para lograr la creación de su Estado, y afirmó que Israel estaba trabajando estrechamente con Washington para reanudar las negociaciones de paz.

Las charlas de paz que se iniciaron en Washington el 2 de septiembre están en suspenso por las demandas palestinas de un cese en la expansión de asentamientos judíos sobre tierra ocupada por Israel y ante la negativa de Netanyahu a restablecer límites sobre la construcción en Cisjordania.

"Esperamos que los palestinos honren a cabalidad su compromiso de mantener las negociaciones directas. Creo que cualquier intento de sortearlas acudiendo a los organismos internacionales no es realista y no hará que avance el proceso diplomático real", declaró.

El impasse provocó especulaciones respecto a que los palestinos podrían abandonar las negociaciones con Israel y lanzar una campaña diplomática para buscar el reconocimiento de un Estado palestino por parte de Naciones Unidas o de otras organizaciones internacionales.

Esta semana, el portavoz de la Autoridad Palestina, Ghassan Khatib, dijo que si los esfuerzos de paz con Israel fracasaban, las aspiraciones de los palestinos por la creación de un Estado no deberían seguir siendo "rehenes" del consentimiento israelí.

"Se logrará la paz sólo mediante negociaciones directas y yo espero que regresemos a esa senda con toda la fuerza en un futuro muy cercano", dijo Netanyahu, dirigiéndose a su gabinete en declaraciones públicas.

El primer ministro que Israel estaba "comprometido en un contacto estrecho con Estados Unidos", a fin de reiniciar las negociaciones de paz con los palestinos, suspendidas cuando el 26 de septiembre terminó una moratoria de 10 meses sobre los inicios de construcción de casas en los asentamientos.

Diplomáticos han dicho que Washington le ofreció a Israel un paquete de incentivos, incluyendo acciones sobre seguridad, para persuadir a Netanyahu de reanudar un congelamiento parcial por dos meses.

"Nuestra intención no es sólo reiniciar (las negociaciones) sino que reiniciarlas de modo que no paremos en unas pocas semanas o en dos semanas", dijo Netanyahu, pidiendo un año de "conversaciones serias sobre temas fundamentales" que lleven a un marco de trabajo para un acuerdo de paz.

Los palestinos temen que los asentamientos que Israel ha construido en territorio capturado en la Guerra de los Seis días, en 1976, les niegue la creación de un Estado viable.

Netanyahu afirma que el tema de los asentamientos debería discutirse en negociaciones y no servir como condición para éstas.