Jerusalén. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo este lunes a una comisión que investiga el ataque contra una flotilla que transportaba ayuda humanitaria a Franja de Gaza que Turquía ignoró advertencias "al más alto nivel" varios días antes del fatal incidente.

Netanyahu es el primer testigo en presentarse ante la comisión nombrada por el Estado que revisa el letal choque marítimo del 31 de mayo, en el que fuerzas israelíes dieron muerte a nueve activistas turcos tras abordar su embarcación desde un helicóptero antes del amanecer.

El incidente ocurrió en aguas internacionales frente a la costa de Israel después de que las naves ignoraron varias advertencias israelíes para que no siguieran viaje hacia Gaza, territorio que está bajo el control del movimiento islámico Hamas y sometido a un bloqueo naval israelí.

Netanyahu, luciendo relajado, tomó asiento frente al panel de siete hombres y escuchó una breve declaración introductoria de su presidente antes de que las cámaras fueran apagadas.

"A partir del 14 de mayo, mi despacho mantuvo contactos al máximo nivel con el Gobierno turco", dijo Netanyahu.

"Estos contactos (...) tuvieron la intención de evitar una confrontación con la flotilla Marmara, y continuaron hasta la víspera del arribo de la flotilla a las costas de Gaza", agregó.

"Pese a nuestros continuos esfuerzos diplomáticos, finalmente el Gobierno turco no evitó el intento de la Marmara de violar el bloqueo naval (...) Parece que (Turquía) no vio en la posibilidad de un enfrentamiento entre los activistas turcos e Israel algo que chocaba con sus intereses", declaró el primer ministro.

Estas declaraciones fueron el comentario público más explícito que hace Netanyahu sobre el trasfondo diplomático del incidente que al final no logró evitar el enfrentamiento.

Nueve turcos murieron cuando comandos israelíes asaltaron la nave Mavi Marmara. Israel dice que sus efectivos usaron munición real durante el ataque sólo después de ser atacados con porras, cuchillos y pistolas por algunos activistas a bordo que, según dijo, estaban claramente preparados para la violencia.

Grabaciones en video del choque serían usadas como evidencia en la investigación.

El ataque desencadenó una condena mundial y casi llevó a la ruptura en las relaciones de Israel con su alguna vez cercano aliado musulmán Turquía.

El panel investigador ante el que dio testimonio Netanyahu es encabezado por el juez retirado de la Corte Suprema, Jacob Turkel, e incluye a dos observadores extranjeros.

El panel investiga las circunstancias que rodean el manejo de las fuerzas israelíes del encuentro con la flotilla de seis naves turca que trataba de llevar ayuda a Gaza, en un desafío directo al bloqueo del enclave palestino.

Netanyahu dijo que Israel no podía permitir que los barcos quebraran el bloqueo, que insiste es necesario para evitar que armas -incluidos cohetes de largo alcance- caigan en manos de Hamas.

"El Estado de Israel y las FDI (Fuerza de Defensa de Israel) operaron de acuerdo a la ley internacional (...) Como primer ministro no puedo ignorar a Hamas como una amenaza a la existencia de Israel", declaró Netanyahu.

El portavoz de Netanyahu, Nir Hefetz, dijo a los periodistas que el panel no era un "organismo anti Israel", a diferencia de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas que bajo el juez Richard Goldstone investigó la devastadora ofensiva de Israel contra Franja de Gaza en el 2009.

Israel se ha negado a cooperar con esa investigación.

Hefetz manifestó que la comisión Turkel "avala la forma en la cual el Estado de Israel, ante los más altos estándares internacionales, está preparado para mostrar sus cartas y decir 'No tenemos nada que ocultar'".

Naciones Unidas lleva adelante dos pesquisas propias sobre la intercepción en alta mar.

Un panel formado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y liderado por el ex primer ministro de Nueva Zelanda, Geoffrey Palmer, se reunirá por primera vez el 10 de agosto. En él participarán un miembro israelí y uno turco.

Una segunda investigación, realizada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, será realizada de manera independiente y sin cooperación israelí.