El Gobierno de Nicaragua ordenó este sábado el desalojo de cientos de habitantes en poblaciones aledañas al volcán San Cristóbal, después de que registrara explosiones con emanaciones de cenizas y una fumarola de unos 1,5 kilómetros de altura.

La mayor actividad del volcán más alto de Nicaragua, situado a unos 150 kilómetros al norte de la capital Managua, se registró desde temprano este sábado, por lo que las autoridades ordenaron el desalojo.

"Estamos recogiendo más información para que las autoridades competentes puedan emitir un boletín especializado", dijo a la radio local la portavoz del Gobierno Rosario Murillo, quien señaló que unas 20.000 personas podrían resultar afectadas por las cenizas del volcán, con una altura de 1.745 metros sobre el nivel del mar.

San Cristóbal registró explosiones y emanación de gases y cenizas en septiembre del 2009.