En contacto telefónico con el diario La Razón, el primer secretario de Asuntos Consulares de la Embajada de Bolivia en Japón, Carlos Gironda, negó el trascendido que circuló en Bolivia. “Esa es una falsa información”, dijo preocupado.

Con fuente en radio Riberalta y muchos datos, el diario digital de El Deber, y luego el de Erbol, pasaron ayer información acerca de 17 bolivianos desaparecidos tras el terremoto y posterior tsunami en el norte de Japón.

Hasta el cierre de esta edición, la Cancillería de Bolivia no había emitido un informe oficial al respecto, aunque Gironda dijo que habrá un pronunciamiento en el curso de hoy para aclarar que aquellos datos son falsos.

La situación de los bolivianos en Japón ha despertado preocupación entre sus familiares en Bolivia, que con desesperación comenzaron a preguntar por el estado de sus parientes al otro lado del Pacífico.

Fuentes de la Cancillería en La Paz dijeron a este diario que en las últimas horas tres ciudadanos solicitaron esa información. Una mujer preguntó desde Cochabamba sobre la ubicación de un sobrino suyo en Japón y otra hizo lo mismo por tres familiares.

Entretanto, la Embajada de Japón en Bolivia recibió una carta en la que una mujer boliviano-japonesa reclama datos sobre el paradero de 11 parientes suyos tras el terremoto del viernes. La Cancillería de Bolivia ha instalado un sistema de comunicación entre el país y Japón, con el fin de facilitar la comunicación de connacionales entre ambos países.

Los números que están habilitados para los contactos son el 00-81-80-3006-3679 y 00-81-80-3568-1978. Desde el viernes, el mundo vive en tensión tras el terremoto, luego el tsunami y más tarde las explosiones en la central nuclear de Fukushima, al norte de Japón.

La radiactividad se halla "fuera de control". La situación en la planta nuclear de Fukushima se ha complicado tras la cuarta explosión sucedida ayer, al punto de ser considerado un caso “fuera de control”. Así lo expresó el comisario europeo de Energía, Günther Öttinger, según el diario El País de Madrid. “Hay quienes hablan de ‘apocalipsis’ y la palabra me parece muy apropiada”, dijo.

Tras el nuevo incidente, la Agencia de Seguridad Nuclear del Japón ha ordenado la evacuación del personal que hacía tareas de refrigeración en la planta, ante el alto riesgo de radiación.

En tanto, el Gobierno ha expresado su predisposición de solicitar ayuda del Ejército de Estados Unidos para evitar una catástrofe nuclear. “La cooperación militar estadounidense podría ser útil”, admitió el portavoz Yukio Edano, según AFP. El Ministerio de Defensa de China ofreció a Japón el envío de equipos de rescate y materiales a la zona.