Oslo. La policía noruega dio por terminada este jueves la búsqueda de cuerpos en la isla donde el fanático anti Islam Anders Behring Breivik mató la semana pasada a 68 personas y dijo que cada vez hay más certezas de que actuó solo.

Breivik, de 32 años, mató a un total de 76 personas el viernes en un ataque con bomba en el centro de Oslo seguido de una masacre a tiros en la isla de Utoeya, donde se desarrollaba un campamento de verano del ala juvenil del gobernante Partido Laborista.

"La búsqueda en (la isla) Utoeya ha sido completada", dijo el jefe de policía Johan Fredriksen en una rueda de prensa.

Pero la búsqueda de cuerpos en el lago Tyrifjord en torno a isla continúa. Fredriksen dijo que la policía había recibido una cantidad de amenazas de bomba, aunque ninguna era creíble.

La fuerza está intentando ayudar a los noruegos a volver a la normalidad después del trauma que provocó el peor ataque en su historia moderna. "En general estamos buscando ser visibles para el público, para contribuir con una sensación de seguridad", agregó el oficial.

El fiscal nacional Tor-Aksel Busch dijo que Breivik no enfrentará un juicio hasta el 2012 y que se podrían presentar cargos adicionales para incluir acusaciones por crímenes contra la humanidad así como terrorismo.

"Esperamos poder llevar adelante un juicio en la corte de distrito el próximo año", dijo Busch al canal público de televisión NRK.

Vestido con uniforme de policía, Breivik asesinó a decenas de jóvenes en la isla y disparó contra otros que intentaron escapar a nado, llevando a las autoridades a creer que algunos podían haberse ahogado.

La policía publicó el jueves 24 nombres más de los fallecidos, elevando el total de identificados a 41. Todos vivían en Noruega excepto Tamta Lipartelliani, de 23 años, que era de Georgia.

Las banderas estarán a media asta el viernes en señal de duelo nacional, una semana después de los ataques. El primer funeral se realizará el viernes en Nesodden, cerca de Oslo.

Breivik dijo a la policía que era parte de una red en su autodenominada "cruzada" contra el Islam y el multiculturalismo, pero las autoridades noruegas dudan de su testimonio.

"Tenemos que considerar la posibilidad, pero en este momento no tenemos indicios de eso", dijo el abogado de la policía Paal-Fredrik Hjort Kraby. "El escribió en su manifiesto que estaba completamente sólo y estamos intentando descubrir si esto es correcto", agregó.

La policía interrogará al autor de los ataques por segunda vez el viernes. La investigación se está conduciendo en cooperación con otros países europeos y Estados Unidos.

"Clara advertencia" para Europa. El riesgo de ataques similares sigue siendo bajo, dijo la policía, a pesar de que los atentados ocurrieron en medio de un creciente sentimiento anti inmigración en Europa y mientras los países luchan por contener las crisis de la deuda y reactivar sus economías.

"Europa ha recibido una clara advertencia de Noruega", escribió Thorbjoern Jagland, ex primer ministro noruego que ahora es líder del comité del Premio Nobel de la Paz y secretario general del Consejo de Europa basado en Estrasburgo.

"Es posible que Breivik haya operado completamente solo. Pero temo que haya iniciado una nueva tendencia. Mientras todos hemos estado preocupados con los musulmanes y el Islam radical, esto ha podido desarrollarse", opinó Jagland en un artículo llamado "El racismo en Europa" en el diario Aftenposten.

En Bruselas, el asesor en contraterrorismo de la Unión Europea Tim Jones dijo que alguien podría emular a Breivik.

"Uno de los grandes riesgos es que tal vez alguien intente realizar un ataque similar como una imitación o como una muestra de apoyo", dijo a periodistas.

En Austria, el principal partido de extrema derecha expulsó el jueves a uno de sus representantes parlamentarios por comentarios sobre los ataques en Noruega.

Werner Koeningshofer, del Partido de la Libertad, escribió en el sitio social Facebook que "los islamistas en Europa han atacado mil veces más", y en su página de internet dijo que la masacre de los jóvenes debería hacer recapacitar a la gente sobre el aborto.

Los comentarios fueron ampliamente divulgados en Austria antes de desaparecer de la red. "Vio la tarjeta roja debido a su comportamiento, que es dañino para el partido", dijo el líder del partido Heinz-Christian Strache en un comunicado.

Tragedia. Noruega ha prometido una revisión de sus servicios de seguridad y de su accionar durante los ataques. La policía ha sido criticada debido a que tardó una hora hasta llegar a la isla, que se encuentra a 42 kilómetros de Oslo.

En un muelle sobre el lago, al que algunos de los sobrevivientes llegaron luego de escapar, se ha creado un memorial para dejar flores y rendir tributo a las víctimas.

Fotos y dibujos de niños adornan el lugar. Uno de ellos es una imagen en crayón que muestra la isla verde y decenas de caras tristes en el agua alrededor.

El paramédico Haavard Larsen, quien coordinó la respuesta de los servicios de salud al tiroteo de la isla, dijo que muchos sobrevivientes habían permanecido en silencio cuando llegaron a la costa.

"Es difícil de describir pero si vieron viejas películas sobre los campos de concentración, era un poco como esa expresión, mirada vacía, extremadamente traumatizados", dijo Larsen.

"Uno de mis colegas estaba intentando ayudar a un niño en la costa, y el chico dio un paso atrás y preguntó '¿me va a disparar?'", añadió.

La psicóloga clínica Therese Brask-Rustad, quien ayudó a tratar a las familias de las víctimas, dijo que Breivik intencionalmente se aprovechó de la profunda confianza de los noruegos en la policía, que es sumamente respetada en este próspero y normalmente pacífico Estado nórdico.

"Quebró su creencia acerca de en quién se puede confiar. Quebró sus supuestos sobre el mundo. Es una maravillosa isla de vacaciones que se convirtió en una pesadilla", agregó.