Nueva York. Millones de personas en la Costa Este de Estados Unidos despertaron el martes con sus casas inundadas y sin energía eléctrica tras el impacto de la gigantesca tormenta Sandy, que anegó el sistema de metro de Nueva York y sumergió calles enteras del distrito financiero de Manhattan.

Se informó que al menos 15 personas murieron en Estados Unidos por causa de Sandy, una de las mayores tormentas que jamás haya azotado el país, aunque perdió fuerza hasta quedar justo por debajo de la categoría de huracán antes de tocar tierra en las costas de Nueva Jersey el lunes.

Más de 1 millón de personas a lo largo de una decena de estados estaban bajo orden de evacuación, al tiempo que el gigantesco sistema continuaba avanzando en dirección oeste.

Una compañía de evaluación de desastres estimó que las pérdidas económicas podrían alcanzar los US$20.000 millones, y que sólo la mitad estaría asegurada.

La tormenta también interrumpió la campaña presidencial estadounidense en un momento clave de cara a las elecciones de la semana próxima y cerró los mercados financieros del país por dos días.

Los mercados bursátiles estadounidenses cerraron por primera vez desde los ataques del 11 de septiembre del 2001 y permanecerán inactivos también el martes. El gobierno federal mantendrá cerradas sus oficinas en Washington y las escuelas del área tampoco abrirán sus puertas.

Sandy, que es especialmente imponente por el extenso alcance de sus vientos, generó niveles récord de oleaje de casi 4 metros en el bajo Manhattan, muy por encima del máximo anterior de 3 metros registrado con el paso del huracán Donna en 1960, dijo el Servicio Nacional de Meteorología.

El agua entró al sistema de metro y de túneles que pasan bajo los ríos alrededor de Manhattan, lo que generó temor de que la capital financiera del mundo quede parcialmente paralizada durante días.

"Al golpear en un momento álgido, los peores oleajes y vientos llegan en el peor momento posible", dijo Jeffrey Tongue, meteorólogo del servicio climático de Brookhaven, en Nueva York.

Se registraron vientos con fuerza de huracán de hasta 145 kilómetros por hora (kph), indicó.

1982

"Por suerte, se trata de una tormenta que ocurre una vez en la vida", aseveró Tongue.

Grandes áreas de la ciudad de Nueva York quedaron sin energía eléctrica y el transporte en la zona metropolitana se encontraba suspendido.

"En 108 años nuestros empleados nunca han enfrentado un desafío como que el tenemos ahora", dijo en un comunicado el jefe de la Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA, por sus siglas en inglés), Joseph Lhota.

Podría tomar entre 14 horas hasta cuatro días retirar el agua de los túneles del metro inundados, sostuvo la MTA.

"El daño ha sido muy extendido a nivel geográfico a lo largo de los sistema de metro, de buses y trenes suburbanos", indicó el portavoz de la MTA, Aaron Donovan.

Incendio consume más de 50 casas. Las inundaciones sin precedentes obstaculizaron los esfuerzos por controlar un masivo incendio que destruyó más de 50 viviendas en Breezy Point, una comunidad balnearia privada situada en la isla Rockaway frente al distrito de Queens, dijo el Departamento de Bomberos de Nueva York.

Dos personas murieron en la ciudad de Nueva York: un hombre alcanzado la caída de un árbol y una mujer que se metió en un charco de agua electrificada. Otras dos personas perecieron en el condado periférico de Westchester, al norte de Nueva York, y otras dos fueron reportadas como fallecidas en Long Island.

La muerte de una persona que viajaba en motocicleta fue atribuida en parte al mal clima. Otras dos personas murieron en Maryland en incidentes relacionados con la tormenta, dijeron autoridades estatales. También hubo víctimas fatales en Connecticut, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia Occidental, dijo la cadena CNN.

La policía de Toronto registró la muerte de una mujer golpeada por escombros.

Más de 7 millones de personas en varios estados se encontraban sin energía eléctrica debido a Sandy, que tocó tierra tarde el lunes cerca de la ciudad balnearia de Atlantic City, en Nueva Jersey.

Localidades sumergidas. El sistema avanzaba hacia el oeste sobre el sur-centro de Pensilvania y todavía desataba vientos con fuerza de huracán de hasta 105 kilómetros por hora, dijo el Servicio Nacional de Meteorología.

Las ráfagas de viento, la lluvia y las inundaciones posiblemente se extiendan por buena parte del martes, pero sin el poder devastador inicial de la tormenta, señaló el meteorólogo Jim Dickey de AccuWeather.

"En general, ya ha pasado lo peor", declaró Dickey.

1983

El campo de viento de la tormenta se extendía desde el norte de Carolina del Sur hasta la frontera con Canadá, y desde Virginia Occidental a un punto del Océano Atlántico a medio camino entre Estados Unidos y Bermudas, fácilmente uno de los mayores vistos hasta la fecha, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Intensas nevazones caían en las zonas elevadas de los Montes Apalaches.

Tres localidades en Nueva Jersey, justo al oeste de Nueva York, se encontraban inundadas por hasta 1,5 metros de agua tras la ruptura de un dique en el río Hackensack, dijeron autoridades locales. Rescatistas utilizaban botes para ayudar a los residentes atrapados en Moonachie, Little Ferry y Carlstadt.

En Nueva York, una grúa colapsó parcialmente y colgaba precariamente sobre un lujoso edificio de departamentos en construcción en Midtown Manhattan.

Buena parte de la ciudad estaba desierta. Los cortes de energía dejaron a oscuras el centro de Manhattan además del condado de Westchester, lo que afectó a más de 650.000 usuarios, dijo la compañía operadora Consolidated Edison.

Los mercados bursátiles estadounidenses cerraron por primera vez desde los ataques del 11 de septiembre del 2001 y permanecerán inactivos también el martes. El gobierno federal mantendrá cerradas sus oficinas en Washington y las escuelas del área tampoco abrirán sus puertas.

* Con información de Reuters y Xinhua.