Wellington. Una explosión sacudió este viernes una mina de carbón en una apartada región de Nueva Zelanda, dejando a 27 personas atrapadas bajo tierra, dijeron autoridades locales.

La mina, que comenzó a producir carbón este año, está cavada en la ladera de una montaña en la Isla Sur, y según un visitante reciente, era relativamente gaseosa.

Dos hombres han salido de la mina y eran tratados en un hospital por lesiones leves. Ambos dijeron a las autoridades que otros tres estaban procurando salir de la mina.

La policía dijo que no tenía conocimiento de que hubiera muertos, como habían reportado algunos medios.

"No hay víctimas fatales confirmadas", dijo a Reuters una portavoz policial.

Peter Whittall, presidente ejecutivo del propietario de la mina, Pike River Coal, declaró que cría que 27 personas, entre mineros y personal contratado, estaban atrapadas.

"Si están atrapados o eligieron permanecer bajo tierra y protegerse ante la amplitud del incidente, no lo sabemos por ahora", dijo Whittall a la cadena Television 3.

La mina Pike River Coal Co. Ltd produce carbón de coque usado en la industria siderúrgica y ha sufrido varios problemas técnicos, entre ellos las caídas de rocas, que postergaron el inicio de la producción.

El vice alcalde del distrito Greymouth, Doug Truman, declaró a Reuters por teléfono que él había visitado la mina y entendió que era gaseosa, pero resaltó que los estándares de seguridad eran altos y los trabajadores estaban muy bien entrenados.

"Es un carbón de muy alta calidad pero es gaseoso, pero ellos lo saben", dijo Truman.

El último gran desastre en una mina de carbón en Nueva Zelanda ocurrió en 1967, cuando 19 mineros murieron en una explosión en una mina en la misma parte del país, una importante región productora de esa materia prima.