Sendai. Los japoneses siguen sintiendo con fuerza las réplicas del terremoto de ayer de 9,1 grados en la escala Richter con un nuevo sismo esta vez de 6,8 grados que afectó sobre todo a la ciudad de Sendai.

El temblor generó además problemas en el oleaje que por cierto no alcanzan a ser un tsunami, aunque esta zona fue ayer golpeada con olas de diez metros que dejaron aproximadamente 300 muertos, de acuerdo a informaciones no confirmadas.

El reporte del Instituto Geofísico de Estados Unidos (USGS) señala que el sismo es el mayor de las últimas horas, y afectó a la costa oriental del país.

La réplica se produjo a una profundidad de 24 km y a 174 km al sureste de la ciudad de Sendai, en la prefectura de Miyagi (noreste), devastada por un tsunami causado por el primer sismo.

El viernes Japón fue afectado por un terremoto de 9,1 grados en la escala de Richter y generó un tsunami que comprometió con diferentes intensidades a toda la costa del Pacífico.