Washington. El presidente Barack Obama dijo este sábado a los estadounidenses que la misión militar en Libia es transparente y limitada, y agregó que ya ha salvado "incontables" vidas de civiles.

Una coalición liderada por Estados Unidos inició una campaña de bombardeos la semana pasada para proteger a los civiles del líder libio Muammar Gaddafi, cuyas fuerzas estaban avanzando hacia los bastiones rebeldes y amenazaban con iniciar una violenta represalia.

Estados Unidos y otras fuerzas internacionales siguen atacando las instalaciones y armamento de Gaddafi con misiles y bombas de alta precisión. Además, mantienen una zona de exclusión aérea sobre el país del norte de Africa y un embargo de armas marítimo.

Obama dijo que las defensas aéreas de Libia han sido desmanteladas, las fuerzas de Gaddafi ya no están avanzando y que en lugares como la ciudad de Bengasi, un bastión rebelde donde el líder libio amenazó con "no tener piedad", sus tropas fueron obligadas a replegarse.

"Así que no se confundan, porque nosotros actuamos rápido, se evitó una catástrofe humanitaria y se salvaron incontables vidas de civiles, de hombres, mujeres y niños inocentes", dijo el presidente demócrata.

Miembros del Congreso estadounidense -tanto del gobierno como de la oposición- han criticado a Obama por no comunicar por completo las metas de la operación militar.

Algunos lo atacaron por no pedir la aprobación del Congreso para participar en la misión, otros por embarcarse en una nueva campaña militar en un país musulmán cuando Estados Unidos ya está involucrado en los conflictos de Irak y Afganistán.

Obama sostuvo que el rol de las fuerzas estadounidenses ha sido limitado, en lo que describió como un "esfuerzo internacional amplio". Recalcó nuevamente que no habrá fuerzas estadounidenses en terreno sobre Libia.

El mandatario estadounidense se dirigirá a su país en un discurso el lunes por la noche para dar más información sobre la misión en Libia.

La OTAN ya acordó tener un rol de liderazgo para implementar la zona de exclusión aérea y el embargo de armas contra Libia. Los detalles finales aún no han sido completados, pero la alianza se hará cargo de los ataques aéreos contra las instalaciones de Gaddafi y su equipo militar para evitar que bombardee a civiles.

"Nuestra misión militar en Libia es clara y centrada", manifestó Obama. Destacó que países árabes, incluyendo Qatar y Emiratos Arabes Unidos, han acordado enviar aviones de combate como respaldo a la misión occidental.