Washington. La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se desarrolla en la ciudad de Washington, adoptó por aclamación una nueva declaración sobre la cuestión de las Islas Malvinas, en cuyo texto se considera al reclamo argentino como “un tema de interés hemisférico permanente”.

El texto consensuado por los países miembros de la OEA reafirma “la necesidad de que los gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido reanuden, cuanto antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia”.

Ante el plenario de ministros y delegados, el canciller argentino, Jorge Faurie, dijo en su discurso que la OEA “conoce los antecedentes tanto históricos como jurídicos, que sostienen nuestros derechos”, de acuerdo a información distribuída por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Argentina.

Reiteró que “el paso del tiempo no ha disminuido en lo más mínimo la validez de nuestro reclamo ni la rmeza de nuestra convicción de que esta prolongada controversia de soberanía debe llegar a su n y para ello resulta imprescindible, que con espíritu constructivo y positivo, reanudemos las negociaciones”.

Faurie puso de relieve que “la cuestión de las Islas Malvinas fue, es y será un tema central para todos los argentinos”.

“La Constitución Nacional expresa que la recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del derecho internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino. Este objetivo trasciende los gobiernos y constituye una verdadera política de Estado en la que convergen todas las fuerzas políticas argentinas”, sostuvo el canciller.

“El presidente Macri ha emprendido una nueva fase que incorpora a la relación bilateral con el Reino Unido, además de la defensa de los temas de soberanía, iniciativas como proyectos de cooperación cientíca y cultural, cooperación en materia antártica, coordinación en el ámbito multilateral, misiones comerciales y empresariales”, remarcó.

Como prueba del nuevo marco de relaciones entre la Argentina y el Reino Unido, Faurie destacó particularmente las gestiones de los dos gobiernos desarrolladas con apoyo de la Cruz Roja Internacional y el Equipo Argentino de Antropología Forense en la reciente identicación de los soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin en las Islas Malvinas.

“Este es un tema de enorme relevancia para todos los argentinos y en particular para los familiares de los caídos” subrayó el canciller.

El jefe de la diplomacia argentina aseguró que ambos gobiernos comparten “el convencimiento que nuestra diferente posición en relación con la Cuestión Malvinas no puede ni debe interferir en el desarrollo de una agenda bilateral amplia y con sentido positivo”, incluyendo iniciativas vinculadas a asegurar la preservación de los recursos naturales en el Atlántico Sur y otras que permitan una mayor interconectividad aérea entre las Islas y el territorio continental argentino, contribuyendo así a generar vínculos y recrear espíritu de conanza con sus habitantes.