Pasar al contenido principal
Ola de calor en centro y sur de EE.UU. deja al menos 22 muertos
Jueves, Julio 21, 2011 - 08:00

El Servicio Meteorológico Nacional informó que 141 millones de personas en más de 20 estados se encontraban bajo una alerta por calor o una advertencia debido al aumento de las temperaturas.

Chicago. Una ola de calor sofocante en el centro y sur de Estados Unidos causó la muerte de al menos 22 personas esta semana, mientras meteorólogos dijeron el miércoles que el calor avanza hacia el este y podría durar semanas.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que 141 millones de personas en más de 20 estados se encontraban bajo una alerta por calor o una advertencia debido al aumento de las temperaturas.

En Wichita, Kansas, los meteorólogos advirtieron que la temperatura alcanzaría por lo menos 38 grados centígrados todos los días hasta el martes.

"Es simplemente agotador, físicamente agotador", dijo Chris Vaccaro, portavoz del Servicio Meteorológico.

El calor avanzó a los estados del Atlántico medio. La temperatura alcanzó más de 32 grados centígrados en Washington, D.C. y se espera que llegue a 38 grados el jueves.

Los meteorólogos dijeron que la ola de calor podría durar hasta agosto en gran parte del este de Estados Unidos.

Los efectos acumulativos en términos de vidas perdidas, tensión en la red eléctrica y daños a carreteras y puentes podrían eclipsar los de la mortífera ola de calor de 1995, que causó cientos de muertos solamente en la ciudad de Chicago, según AccuWeather.com.

Hospitales de Wichita trataron 25 enfermedades relacionadas con el calor, según el Servicio Meteorológico Nacional. En Des Moines, Iowa, 16 personas han sido hospitalizadas a causa de las altas temperaturas de esta semana.

El calor y la humedad han afectado las cosechas de Estados Unidos, en particular al maíz, que está ahora en una etapa clave de crecimiento y poniendo en peligro al ganado. Hasta 1.500 cabezas de ganado murieron en Dakota del Sur, debido a la ola de calor, de acuerdo con el veterinario del estado, Dustin Oedekoven, que espera que ese número aumente.

En Indianápolis, se pidió a los residentes que dejen de regar el césped por lo menos hasta el domingo.

Autores

Reuters