Las temperaturas heladas provenientes de Siberia causaron 38 muertes más en las últimas horas, por lo que el número de fallecidos en la ex República Soviética se elevó a 101. Con 32 grados bajo cero, más de 1.200 personas están siendo atendidas por congelación en los hospitales.

El 90% de las escuelas ucranianas están cerradas debido a las bajas temperaturas y se dispuso de 3.000 puestos para suministrar agua caliente y alimentos a los afectados.

En tanto, en Rusia se difundió la cifra de los fallecidos por el frío en enero que asciende a 64 personas, según el Ministerio de Protección Civil.

En Moscú tuvieron que ser internadas anoche 20 personas a causa de las bajas temperaturas.

También en Polonia se registró la noche más fría en lo que va del invierno, con un total de ocho muertos, según informó el Ministerio de Interior.

En la República Checa las temperaturas descendieron hasta los 38,1 grados bajo cero y en el norte de Italia miles de personas se quedaron sin electricidad o se vieron atrapadas dentro de vagones de tren por problemas ocasionados por las bajas temperaturas.