Ramallah, Cisjordania. Los líderes palestinos dijeron este sábado que las negociaciones con Israel no se reanudarán hasta que el Estado judío detenga las construcciones en los asentamientos sobre tierra ocupada.

Las conversaciones de paz respaldadas por Estados Unidos, lanzadas un mes atrás en Washington, entraron en crisis esta semana al final de una moratoria israelí de 10 meses sobre la nueva construcción de asentamientos en Cisjordania. Israel ha dicho que no extenderá el congelamiento.

"El gobierno confirma que la reanudación de negociaciones requiere de pasos tangibles, el primero de ellos una detención de asentamientos", dijo el alto funcionario de la Organización de Liberación de Palestina (OLP) Yasser Abed Rabbo, después de una reunión en Ramallah.

"El gobierno palestino hace a Israel responsable por obstruir las negociaciones", dijo, leyendo un comunicado divulgado tras la reunión.

Los palestinos dicen que la expansión de los asentamientos, en tierras que Israel ha ocupado desde 1967, hará imposible el establecimiento de un Estado palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza: la meta propuesta de las negociaciones de paz.

Cerca de 500.000 judíos se han asentado en territorios donde los palestinos intentan establecer su Estado con el este de Jerusalén como su capital. Para Israel, Cisjordania es "Judea y Samaria", donde los judíos rastrean su pasado bíblico.

El líder israelí, Benjamin Netanyahu, cuyo gobierno de coalición es dominado por partidos a favor de los asentamientos judíos, incluyendo su propio grupo Likud, ha dicho que no extenderá la moratoria de construcción, que ha estado en vigor durante 10 meses y expiró el lunes.

Un funcionario dijo que Netanyahu afirmó el viernes que no había sido fácil congelar las construcciones en los últimos 10 meses y que había cumplido con sus compromisos con los palestinos, Estados Unidos y la comunidad internacional.

"Ahora espero que los palestinos muestren algo de flexibilidad", indicó Netanyahu, citado por el funcionario. "Todos saben que la construcción medida y restringida en Judea y Samaria (Cisjordania) en el próximo año no tendrá influencia en el mapa de paz", aseveró.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha invertido gran capital político en su intento por lograr un acuerdo de paz en Oriente Medio dentro de un año.