Pekín. La Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que la expansión de la radiación desde una planta nuclear dañada en Japón continúa siendo limitada y no parece plantear un riesgo inmediato a la salud, dijo este viernes el representante de la OMS en China.

"En este punto, aún no hay evidencia de que haya una expansión significativa de radiación más allá de la zona inmediata de los mismos reactores", dijo Michael O'Leary a un grupo de periodistas.

"Por el momento, sabemos que la situación está evolucionando y necesitamos vigilar de cerca y ver que ocurre con el tiempo. Las cosas obviamente pueden cambiar, y han cambiado, durante esta última semana", agregó.