Londres. La onda polar que afecta a Gran Bretaña llevó las temperaturas a bajas históricas en Gales e Irlanda del Norte, en su noviembre más helado desde el inicio de los registros, dijo este domingo la Oficina Meteorológica.

Los termómetros en Llysdinal en Powys, Gales, llegaron a los 18 grados centígrados bajo cero, mientras que en Loch Fea en Irlanda del Norte registraron 9,5 grados centígrados bajo cero.

En Escocia, el mercurio cayó durante la noche a menos 15,3 grados centígrados en Loch Glascarnoch, mientras que Inglaterra vio una temperatura de menos 13,5 grados centígrados en Topcliffe en North Yorkshire.

La Oficina Meteorológica emitió advertencias climáticas de fuertes nevadas para gran parte de Escocia y en el noreste de Inglaterra. También dijo que se podrían acumular hasta 25 centímetros de nieve caída en las tierras altas.

Se pronostica que el frío y la nieve dure por algunos días, acompañados de escarcha y condiciones glaciales.

"Las temperaturas más bajas nocturnas que hemos visto podrían reiterarse durante las próximas semanas, mientras el clima frío y nevado continúa", dijo el jefe de la Oficina Meteorológica. Steve Willington.

"Mientras suban los vientos durante la próxima semana, se sentirá cada vez más helado con un significativo viento frío con el que lidiar día y noche", agregó.

Braemar, en las Tierras Altas de Escocia, retiene la temperatura más baja registrada en el Reino Unido durante noviembre, cuando los termómetros llegaron a 23,3 grados centígrados bajo cero el 14 de noviembre de 1919.