La desigualdad de los ingresos sigue persiguiendo como un estigma a América Latina y el Caribe, según concluyó un informe anual dado a conocer este jueves por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El tradicional Índice de Desarrollo Humano del organismo global incluyó en esta entrega un análisis de la desigualdad en sus diferentes mediciones, así como la evaluación que han tenido en este ámbito los países medida entre 1970 y 2010.

La evolución arrojó que América Latina y el Caribe conforman la zona con las mayores desigualdades del planeta. Y lo peor de todo es que la diferencia aún está en expansión.

Los países donde la brecha de ingresos se ha ampliado más son Argentina, Venezuela y Haití. No obstante, la distancia de mayores y menores ingresos se está acortando en varios países, principalmente en Brasil y Chile, pese a que este último aún ocupa lugares de rezago.

“La reducción de la desigualdad debe ser la prioridad política en la región. Para lograr dicha reducción de manera sostenible, es necesario incidir sobre los mecanismos que la hacen persistente y que vinculan estas desigualdades entre generaciones”, planteó el director regional del PNUD, Heraldo Muñoz,

“El informe es un llamado a romper el círculo vicioso histórico de la desigualdad, actuar hoy a favor del futuro de nuestros pueblos”, demandó.

En términos de desarrollo humano en lo global, el país mejor ubicado es Chile, en el puesto 45; seguido de Argentina, en el 46; Uruguay (52); Panamá (54); México (56); Trinidad y Tobago (59); Costa Rica (62); Perú (63); Brasil (73); Venezuela (75); y Ecuador (77).

En la parte baja del listado el peor país de esta parte del continente es Haití, en el lugar 145 entre 169 naciones.

El informe resalta que la esperanza de vida en la región aumentó de 60 a 74 años desde 1970 y llega a los 79 años en Chile, Costa Rica y Cuba. Además, la matrícula escolar subió de 52% a 83% en el transcurso de los últimos 40 años y varios países se están acercando a la escolarización universal.

La región del planeta que registró más avances en la medición desde 1970 ha sido Asia Oriental, liderada por China (segundo mundial); Indonesia (cuarto), Lao (sexta) y Corea del Sur (octava), lo que se ha obtenido principalmente por el crecimiento de sus economías, el mismo que ha venido acompañado de crecientes brechas de ingresos, generando una pérdida de más de 20% en el índice global de la región cuando se ajusta según la desigualdad.

Vea el informe completo aquí.