Naciones Unidas. Los gobiernos deben atacar a los mercados abastecidos por la "superpotencia" mundial de criminales organizados que trafican drogas, personas, armas y bienes falsificados, dijo el jueves el jefe la oficina de delitos de Naciones Unidas.

Criminales están cosechando beneficios de decenas de miles de millones de dólares, dijo a Reuters Antonio Maria Costa, jefe de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD), sobre un informe entregado por su agencia.

Sin embargo, los países no cooperan lo suficiente entre ellos ni con la ONU, y se enfocan demasiado en los traficantes.

"Tenemos que comenzar a atender los mercados, que son gigantes en tamaño", dijo Costa, agregando que los criminales que abastecen a esos mercados se han transformado en una "superpotencia" transnacional bien armada.

El informe, llamado "La Globalización del Crimen", dice que el tráfico de humanos para la explotación sexual en Europa genera US$3.000 millones cada año, mientras el contrabando de trabajadores inmigrantes a Estados Unidos y Europa produce casi US$7.000 millones anualmente.

El mercado de heroína de Europa alcanza US$20.000 millones, indicó la ONUDD, mientras los bienes falsificados detectados en las fronteras de Europa tienen un valor anual que sobrepasa los US$10.000 millones.

"Arrestar a algunos traficantes puede desviar los flujos, pero no los cierra", dijo Costa en el texto escrito de declaraciones preparadas para la Asamblea General.

"Otros criminales llenarán el vacío mientras haya dinero que ganar. Por lo tanto, a fin de combatir más efectivamente el crimen organizado, debemos cambiar el foco desde la interrupción de las mafias a la interrupción de sus mercados", agregó.

"Descuido de buena fe". Costa exhortó a los países a aumentar la acción para eliminar la corrupción en los gobiernos y en el sector privado mundial que permite que el crimen organizado prospere.

"También debemos acabar con los cómplices del delito, como el ejército de criminales de cuello blanco -abogados, contadores, agentes inmobiliarios y banqueros- que los encubren y limpian sus procedimientos", indicó Costa.

"Los llamo especialmente a fortalecer las medidas contra el lavado de dinero y contra la corrupción", recalcó. Costa criticó a Estados miembro de la ONU por su "descuido de buena fe" a la hora de aplicar la Convención de la ONU contra el Crimen Organizado Transnacional, firmada 10 años en Palermo, Italia.

"Como resultado (de ese descuido), el delito se ha internacionalizado más rápido que el cumplimiento de la ley y el gobierno mundial", comentó. El reporte señala que las "respuestas nacionales son insuficientes (ya que) desplazan el problema de un país".

Por su parte, Costa indicó que "la amenaza no es sólo económica (...) es estratégica, ya que los criminales hoy en día pueden influenciar elecciones, políticos y al Ejército. En una palabra, pueden ganar poder".

El problema no está limitado a las naciones en desarrollo. Los países más acomodados, incluidas las naciones ricas del Grupo de los Ocho (G8), también son golpeados por el crimen organizado.

"Si miran los flujos ilícitos, la mayoría se dirige al norte", comentó. "Las mayores economías del mundo, a saber el G8 y los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), son los mercados más grandes para el comercio ilícito", señaló.