Nueva York.- Las nuevas tecnologías de frontera, desde tecnologías de energía renovable hasta plásticos biodegradables, inteligencia artificial y vehículos eléctricos, tienen un inmenso potencial para mejorar la vida de las personas y acelerar significativamente los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y abordar el cambio climático. Pero sin políticas adecuadas, también pueden impulsar una mayor desigualdad y aumentar las dislocaciones sociales, según un nuevo informe lanzado por las Naciones Unidas.

El Estudio Económico y Social Mundial 2018 producido por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU encontró que las tecnologías de energía renovable y los sistemas eficientes de almacenamiento de energía ya están mejorando la sostenibilidad ambiental, permitiendo a los países "saltar" sobre soluciones tecnológicas existentes. Las nuevas tecnologías han mejorado el acceso a medicamentos y mejorado el bienestar de los más vulnerables, así como tecnologías móviles y las innovaciones en finanzas digitales han hecho que los servicios financieros sean accesibles para millones de personas en países en desarrollo.

El estudio también encontró que, si bien el cambio tecnológico tiene el potencial de traer beneficios considerables para las personas, la economía y el medio ambiente, cuando no se manejan o se manejan mal, las nuevas tecnologías probablemente ampliarán la desigualdad dentro y entre países. La inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la automatización robótica, entre otras tecnologías, pueden mejorar la eficiencia económica, pero al mismo tiempo crear ganadores y perdedores.

"Hay una gran urgencia en acelerar nuestros esfuerzos para abordar el cambio climático y avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible", dijo el Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Sociales, Liu Zhenmin, e hizo hincapié en que "las nuevas tecnologías pueden ofrecer soluciones impactantes".

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que "la buena salud y la longevidad, la prosperidad para todos y la sostenibilidad ambiental están a nuestro alcance si aprovechamos todo el poder de estas innovaciones".

“Claramente, necesitamos políticas que puedan garantizar que las tecnologías de vanguardia, que trascienden cada vez más los límites sectoriales, geográficos y
generacionales, no sólo sean comercialmente viables, sino también equitativas y éticas. Esto requerirá una evaluación continua rigurosa, objetiva y transparente, que involucre a todas las partes interesadas”, agregó Guterres, señalando las preocupaciones encontradas en el Estudio.

"Hay una gran urgencia en acelerar nuestros esfuerzos para abordar el cambio climático y avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible", dijo el Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Sociales, Liu Zhenmin, e hizo hincapié en que "las nuevas tecnologías pueden ofrecer soluciones impactantes".

"No es un hecho que las tecnologías de frontera mejorarán la vida", continuó, y agregó que "Si bien tienen el potencial de generar grandes dividendos, las nuevas tecnologías, si se manejan mal, pueden tener graves efectos adversos en las sociedades".

El estudio encontró que si bien un país, un sector en particular o una ocupación puede beneficiarse de una nueva tecnología, otros pueden ganar poco o incluso perder por completo, ya que las divisiones tecnológicas entre y dentro de los países siguen siendo significativas y son particularmente agudas en el área de rápido avance de las tecnologías de frontera. Muchos países en desarrollo aún no han utilizado plenamente los avances tecnológicos del pasado. Cada vez más, las innovaciones en tecnologías de vanguardia se concentran en unas pocas empresas y países. Aquellos que se atrasan tecnológicamente encontrarán cada vez más difícil lograr un desarrollo equitativo y sostenible.

Según el estudio, los países pueden abordar muchas de las dificultades que presentan las nuevas tecnologías mediante la adopción de políticas proactivas y efectivas para minimizar los costos económicos y sociales del ajuste. Necesitan un entorno normativo e infraestructuras institucionales para promover la innovación, la difusión y el uso de las nuevas tecnologías más necesarias para el desarrollo sostenible.

El estudio sostiene que la cooperación internacional es un imperativo para facilitar las transferencias de tecnología y la innovación nacional, promoviendo una mayor flexibilidad del régimen de derechos de propiedad intelectual y armonizando los estándares de tecnología. También debe abordar el problema de la creciente concentración del mercado para facilitar el acceso a muchas tecnologías de vanguardia.

Según el estudio, las Naciones Unidas pueden proporcionar una evaluación objetiva del nimpacto que las tecnologías emergentes tienen en los resultados del desarrollo sostenible, incluidos sus efectos en el empleo, los salarios y la distribución del ingreso. Esto permitiría a los Estados Miembros dirigir el ritmo y la secuencia de los avances tecnológicos hacia el desarrollo sostenible.

Acerca del informe: El Estudio Económico y Social Mundial es una publicación emblemática sobre cuestiones y políticas de desarrollo a largo plazo preparada por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, División de Análisis Económico y Política.

Para obtener más información, visite: bit.ly/UNDESASurvey