Alrededor de 80 millones de armas de fuego existen en América Latina y el Caribe, la mayor parte en poder de civiles, lo que acrecienta el problema de la violencia en el continente, sostuvo este jueves el organismo regional de Naciones Unidas para el desarme.

Camilo Duplat, oficial para proyectos de la región andina del Centro Regional para la Paz, el Desarme y el Desarrollo de América Latina y el Caribe (UNLIREC), explicó en Lima que esa compleja situación se refleja en la alta tasa de muertes por armas de fuego en el hemisferio.

Precisó que en Honduras y El Salvador se producen 77 y 62 muertes por cada 100 mil habitantes, respectivamente, y que en su conjunto Centroamérica es la segunda zona del mundo con la mayor tasa de homicidios.

Detrás se encuentran Colombia y Venezuela, donde se llega a un promedio de 37 asesinatos por cada 100 mil habitantes; mientras en México la media llega a 25 y en Perú a 11 homicidios.

Estimó que la cifra global de muertos por armas de fuego llega a 740 mil, de las cuales 500 mil se producen fuera de las zonas de conflicto y son el resultado del crimen organizado, la delincuencia común y las armas que circulan sin control entre la población.

El 60% de estos homicidios es causado con armas de fuego, señaló tras citar estudios internacionales sobre el problema.

El funcionario indicó que la proliferación de armas de fuego en manos de civiles constituye un serio problema, que se agudiza ante el incremento de actividades delincuenciales como el narcotráfico, el crimen organizado y el pandillaje.

Advirtió que la facilidad en el acceso de armas y municiones hace difícil hacer frente al problema, que se ha convertido en una seria amenaza para la seguridad interna en muchos países.

Precisó que en Perú existen 2.7 armas por cada 100 personas, en tanto que en Colombia aproximadamente un 6% de su población cuenta con armas de fuego, en El Salvador un 5,8% y en Venezuela un 10%.

Duplat indicó que en el mundo existen 875 millones de armas para una población mundial de 7.000 millones de personas, lo que significa que actualmente hay un arma por cada ocho personas, es decir “el 12 por cientode la población a nivel mundial tiene un arma”.

El funcionario participó en la Reunión de Alto Nivel Sobre Políticas de Control de Armas de Fuego organizado por Unlirec y la cancillería Peruana.