Fortalecer la independencia institucional, aplicar medidas legislativas y crear nuevas instituciones para la defensa de los derechos humanos, son algunas de las recomendaciones hechas por el Consejo Permanente de la Organización de Naciones Unidas a la delegación del gobierno de Honduras que viajó la semana pasada a Ginebra, Suiza.

Dicha delegación deberá comparecer nuevamente en marzo de 2011, con el objetivo de evaluar los avances en materia de derechos humanos y el seguimiento a las 129 recomendaciones vertidas por los estados miembros de la ONU, informó este lunes la ministra de DD.HH., Ana Pineda, en conferencia de prensa ofrecida vía telefónica desde la capital suiza.

"El trabajo de Honduras ante las Naciones Unidas no ha concluido. El trabajo de Honduras empieza, porque habrá que darle seguimiento a todas y cada una de las recomendaciones, pero de manera específica, sentarse con otros actores para analizar algunos aspectos que faltan para la transformación institucional", declaró la funcionaria a medios hondureños.

Pineda recalcó que el Estado de Honduras adoptó el compromiso de seguir trabajando para garantizar los derechos humanos y que dentro de las recomendaciones de la ONU hay temas sensitivos que "ya la delegación que partió a Ginebra sabía de antemano que iban a surgir en el debate o en el momento de este diálogo".

En la evaluación, que cubre los últimos cuatro años de gobierno incluido el actual del presidente Porfirio Lobo, los representantes de las naciones adheridas al organismo internacional realizaron sus observaciones en temas como los asesinatos contra periodistas, despido de jueces de la Corte Suprema de Justicia, el trabajo infantil, la trata y explotación sexual de niños y mujeres, y la inexistencia de una estrategia integral para trabajar en la promoción y defensa de los pueblos indígenas y afrodescendientes.

Según la ministra, el organismo señaló además la necesidad de fortalecer la independencia del Poder Judicial y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos y resaltó la importancia de fortalecer el trabajo de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

Representantes de otras naciones expusieron además la posibilidad de establecer programas de capacitación continua para las fuerzas del orden, que incluyen a la Policía Nacional y Fuerzas Armadas de Honduras, "para que puedan desempeñar su labor enmarcado en los códigos de ética para los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, así como los principios de las Naciones Unidas para el uso de la fuerza y de las armas de fuego".

En general, las recomendaciones "apuntan al fortalecimiento de instituciones y a la formación de los derechos de estos grupos vulnerables", indicó Pineda.

"Miembros de la delegación estimamos pertinente no vertir ninguna opinión por ahora, por cuanto se necesita consensuarla con otros poderes del Estado, igual con otras instituciones, específicamente porque implican ya sea medidas legislativas o asignación presupuestaria para la creación de nuevas instituciones" pro defensa de los derechos humanos, agregó.

La funcionaria aseguró que a la fecha, hay 116 recomendaciones implementadas o en proceso de implementación de 129 que fueron presentadas al Estado de Honduras en la sede de la ONU.