Nicosia. La policía de Chipre emitió este jueves una orden de arresto contra un supuesto espía ruso buscado por Estados Unidos que desapareció poco después de ser puesto en libertad bajo fianza en la isla mediterránea.

Christopher Robert Metsos, de 55 años, a quien las autoridades estadounidenses acusan de ser el contador de una red de agentes rusos en Estados Unidos, no acudió a una comisaría este miércoles, violando los términos de su fianza concedida un día antes.

Un comunicado de la policía hecho público este jueves dijo que Metsos era buscado por "desobedecer una orden judicial" el 30 de junio. "No tenemos indicios de dónde puede estar", dijo Michalis Katsounotos, portavoz de la policía, añadiendo que había vaciado su apartamento.

El portavoz no quiso especular sobre si el sospechoso había abandonado Chipre. La policía lo estaba buscando en la isla.

La policía hizo pública una fotografía de Metsos. El sospechoso es de constitución media, con escaso pelo gris, gafas sin montura y un bigote bien arreglado. Fue tomada en Chipre el 29 de junio, poco después de que fuera puesto en libertad bajo fianza, dijo la policía.

Metsos está acusado por las autoridades estadounidenses de haber gestionado los pagos a un grupo de agentes que recopilaron información para servicios de inteligencia rusos durante al menos una década. Diez sospechosos fueron detenidos en Estados Unidos el domingo, causando un revuelo diplomático.

Con pasaporte canadiense, Metsos fue arrestado cuando intentaba salir de Chipre en la madrugada del 29 de junio rumbo a Budapest. Ese mismo día, un tribunal local ordenó su libertad bajo fianza, rechazando una petición de la policía para que siguiera bajo custodia hasta una audiencia de extradición prevista para el 29 de julio.

Metsos había hecho acto de presencia en la comisaría el primer día de su puesta en libertad bajo fianza, el 29 de junio. El miércoles, día de su desaparición, tenía previsto hablar sobre su caso con su abogado, pero Metsos no se comunicó con él, dijo el abogado a Reuters.

Es poco habitual que los tribunales chipriotas concedan a los extranjeros libertad bajo fianza, ya que los fiscales citan el riesgo abandonar la isla vía aérea, particularmente desde un estado separatista en el norte de Chipre.

Larnaca, una bonita ciudad costera donde Metsos se encontraba desde el 17 de junio, se encuentra a unos 20 kilómetros de la línea de alto el fuego que divide la isla.

Un portavoz de la policía turcochipriota dijo que no tenían conocimiento de que Metsos estuviera en el norte.