Nueva York.  Un juez de Nueva York negó este lunes la libertad bajo fianza al máximo dirigente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, por acusaciones de intento de violación y otros cargos criminales y los fiscales dijeron que están investigando si cometió un delito similar en el pasado.

Los abogados defensores, que trataron de obtener la liberación de Strauss-Kahn con un pago de US$1 millón, negaron los cargos contra su cliente, cuyas esperanzas de convertirse en el próximo presidente de Francia parecen haber quedado arruinadas.

Strauss-Kahn compareció el lunes por primera vez en un tribunal desde que fue acusado de intentar violar a una empleada de limpieza de un hotel, en un caso que sacudió a la política francesa y conmocionó al FMI.

Los fiscales solicitaron que permaneciera detenido por temor a que pudiera huir a Francia si era dejado en libertad.

Strauss-Kahn deberá presentarse de nuevo ante el tribunal el 20 de mayo.

Strauss-Kahn, una figura carismática, lideró al FMI a lo largo de la crisis financiera internacional del 2007 al 2009, presionó para la aprobación de medidas de estímulo y recortes de tasas de interés para evitar una depresión, y ha sido clave en el apoyo a Europa para que afronte sus problemas de deuda.

Un abogado indicó que su defendido no se escapó del hotel y que la persona con quien estaba almorzando el sábado, el día del incidente, dará su testimonio.

Con un aspecto cansado y sombrío, Strauss-Kahn se reunió con sus abogados en una sala del Tribunal Penal de Manhattan antes de ingresar al recinto. Su cabello estaba despeinado y parecía estar usando la misma ropa que el domingo.

No estaba esposado cuando fue escoltado a la sala de registro en el tribunal.

Sus abogados dijeron que se declararía no culpable de los cargos de un acto sexual delictivo, detención ilegítima e intento de violación, lo que podría poner un humillante fin a su carrera pública y ambiciones presidenciales.

"Nuestro cliente voluntariamente dio su consentimiento para someterse a un examen científico y forense (...)", dijo William Taylor, abogado de Washington del jefe del FMI. "Está cansado, pero está bien", agregó.

Impacto en FMI. El arresto de Strauss Kahn el sábado sumió en la confusión al fondo, con sede en Washington, en medio de la crisis de deuda de la zona euro, y alteró el panorama electoral francés. La junta directiva del FMI postergó una reunión informal a la espera de más información desde Nueva York.

La canciller alemana, Angela Merkel, con quien Strauss-Kahn debía reunirse el domingo, dijo que encontrar un sucesor para el francés "no es un tema para tratar hoy", pero hay buenos motivos para preparar un nuevo candidato europeo.

Fuentes europeas indicaron que la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, había estado buscando apoyo antes del escándalo de Strauss-Kahn. En tanto, el ex ministro de Economía turco Kemal Dervis es considerado favorito entre los posibles candidatos no europeos.

En París surgieron más acusaciones contra Strauss-Kahn, cuando un abogado dijo que una escritora estaba considerando presentar una denuncia legal contra el jefe del FMI por un supuesto incidente sexual ocurrido en 2002.

Strauss-Kahn, considerado uno de los favoritos en la carrera presidencial francesa, llevaba las manos esposadas a la espalda y tenía una expresión tensa mientras los detectives lo llevaban a un auto de la policía frente a una serie de cámaras de televisión.

Un portavoz de la policía dijo que la empleada de 32 años del Times Square Sofitel lo identificó el domingo en un reconocimiento en la que también había otros cinco hombres.

Abogado estrella. El director gerente del FMI, que contrató al ex abogado de Michael Jackson Benjamin Brafman para que dirija a su equipo de defensa, se sometió al examen forense con el que la policía buscó arañazos o pruebas de su supuesta agresión.

Strauss-Kahn, una figura carismática, lideró al FMI a lo largo de la crisis financiera internacional del 2007 al 2009, presionó para la aprobación de medidas de estímulo y recortes de tasas de interés para evitar una depresión, y ha sido clave en el apoyo a Europa para que afronte sus problemas de deuda.

El FMI, que indicó que Strauss-Kahn se encontraba en Nueva York por negocios privados, llenó el vacío de poder nombrando a su número dos, John Lipsky, como director gerente interino.

Strauss-Kahn llevaba el domingo un abrigo negro, una camisa de vestir azul y pantalones de traje negro, mientras entraba en un vehículo de la policía frente a los medios. Mantuvo los ojos al frente, pero evitando las cámaras.

La líder del Partido Socialista francés, Martine Aubry, dijo que las imágenes, que dominaron todos los informes de los medios, fueron "profundamente humillantes".

"Afortunadamente en Francia tenemos una ley sobre presunción de inocencia que implica que en esta etapa de los procedimientos la gente no puede ser mostrada así", declaró.

La empleada dijo que el jefe del FMI, desnudo, se abalanzó sobre ella en el baño de su suite del hotel, la persiguió hasta un pasillo, tiró de ella hacia el dormitorio y la agredió.

Afirmó a la policía que se escapó pero que él la arrastró hasta el baño, donde se volvió a abalanzar sobre ella.

La mujer, que no ha sido identificada, fue tratada en un hospital por lesiones menores. Llevaba trabajando en el hotel tres años y la dirección del establecimiento dijo que su trabajo y comportamiento eran "plenamente satisfactorios".