Trípoli. Misiles de la OTAN alcanzaron un sitio en Libia usado como bodega por las fuerzas de Muammar Gaddafi para guardar pertrechos y vehículos militares, dijo este sábado la alianza, agregando que no tenía conocimiento de la muerte de 15 civiles reportadas por medios estatales.

El ataque, realizado la noche de este viernes, fue el segundo a horas de que la OTAN dijera que tenía claramente identificados objetivos militares en la ciudad costera de Brega, ubicada a unos 200 kilómetros al oeste del bastión rebelde de Bengasi.

La televisión estatal reportó que una panadería y un restaurante local habían sido afectados y que 20 personas quedaron heridas, además de las 15 que murieron. La agencia de prensa Jana dijo que un ataque en la misma área realizado temprano el viernes había dejado cinco civiles muertos.

"No tenemos indicaciones de ninguna víctima civil en relación a estos ataques", dijo un funcionario de la OTAN.

"Lo que sabemos es que los edificios que alcanzamos estaban ocupados y usados por fuerzas pro Gaddafi para dirigir ataques contra civiles alrededor de Ajdabiya", dijo el funcionario.

Por separado, un corresponsal de Reuters en la capital Trípoli escuchó este sábado un total de cuatro explosiones fuertes mientras aviones sobrevolaban la ciudad en dos ocasiones.

Las explosiones parecían provenir del suburbio de Tajura, en el este. Se escucharon otras explosiones en la ciudad tarde el viernes.

Credibilidad. La OTAN reconoció por primera vez la semana pasada que uno de sus ataques en la campaña podría haber provocado víctimas civiles.

El ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Franco Frattini, dijo que la credibilidad de la OTAN estaba en juego y pidió una suspensión en la campaña, una petición que fue rechazada rápidamente en las oficinas de la OTAN y por sus aliados, entre ellos Francia y Gran Bretaña.

En un discurso televisado esta semana, Gaddafi trató a la OTAN de "asesinos" y prometió luchar hasta la muerte para permanecer en el poder.

La campaña de bombardeos de la coalición dirigida por la OTAN está en su cuarto mes de apoyo a los rebeldes libios que quieren el fin del dominio de Gaddafi, ya de 41 años.

El progreso ha sido lento y los rebeldes han sufrido muchas bajas, pero hay indicios de que las fuerzas de Gaddafi también están sufriendo. La economía local ha sido golpeada por sanciones internacionales.

Cuatro miembros de la selección nacional libia de fútbol y otras trece figuras de ese deporte desertaron para el lado rebelde, según reportó la BBC.

La agencia dijo que el arquero nacional Juma Gtat y Adel bin Issa, el entrenador del al-Ahly, el principal equipo de Trípoli, anunciaron las deserciones en las montañas Nafusa, en territorio rebelde, en el oeste del país.