Naciones Unidas. La hambruna en el Cuerno de Africa se está extendiendo y pronto podría hundir hasta seis regiones más de la anárquica nación de Somalia, dijo este lunes la jefa de ayuda humanitaria de Naciones Unidas.

Cerca de "12,4 millones de personas en Kenia, Etiopía, Somalia y Djibouti se encuentran en extrema necesidad de ayuda y la situación está empeorando", dijo a periodistas la subsecretaria general y coordinadora de ayuda de emergencia de la ONU, Valerie Amos.

La ONU declaró la hambruna en dos regiones del sur de Somalia -donde 3,7 millones de personas padecen hambre- el 20 de julio. Hay una migración constante de somalíes que entran al norte de Kenia, en su mayoría huyendo de la violencia, pero en los últimos meses también han escapado en busca de comida.

"Hoy nos están advirtiendo que a menos que veamos un aumento masivo de la respuesta, la hambruna se extenderá a cinco o seis regiones más", dijo Amos.

"Decenas de miles de somalíes ya murieron y cientos de miles más enfrentan el hambre con consecuencias para toda la región", agregó.

Amos dijo que la Unión Africana realizará una conferencia de financiación pronto, con asistencia de Naciones Unidas para ayudar a recaudar dinero para la región azotada por la sequía.

"Hoy necesitamos con urgencia otros US$1.400 millones para salvar vidas", sostuvo.

Amos dijo que la sequía fue la peor en 60 años, en base a la cantidad de lluvia, el número de personas y los países afectados, y la cantidad de ganado que ha perecido.

No estaba claro si la hambruna se había extendido a la aislada nación de Eritrea, en el Cuerno de Africa, dijo Amos.

El gobierno de Eritrea en Asmara dijo que el país ha tenido lluvias y no está experimentando una escasez de alimentos.

Amos dijo que la ONU tenía muy poca información de Asmara, que está bajo sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU por apoyar a los insurgentes de Al-Shabaab en Somalia, pero había recibido alguna evidencia anecdótica de que el país ha sido afectado por la sequía.

El gobierno de Eritrea niega apoyar a militantes somalíes.