Miami. La tormenta tropical Otto se fortaleció para convertirse el viernes en un huracán mientras avanzaba en dirección noreste sobre mar abierto en el océano Atlántico, sin representar una amenaza inmediata a tierra firme, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Otto, la tormenta número 15 de la activa temporada de huracanes del Atlántico 2010, llevaba vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (mph) (120 kilómetros por hora-kph) que lo convirtieron en un huracán de Categoría 1 dentro de la escala de cinco intensidades de Saffir-Simpson.

El fenómeno climático estaba localizado a unas 445 millas (715 kilómetros) al sur de las islas Bermudas, con una ubicación sobre mar abierto bastante lejana a la costa este de Estados Unidos.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, reportó que Otto podría cobrar más fuerza antes de debilitarse la tarde del sábado.

Aunque está lejos de tierra firme, la tormenta aún podría provocar fuertes lluvias en las Islas Sotavento, las Islas Vírgenes, Puerto Rico y República Dominicana, en el Caribe.

"Estas precipitaciones podrían causar peligrosas inundaciones repentinas y deslaves", alertó el centro.

La temporada de huracanes del Atlántico, que dura seis meses y finaliza el 30 de noviembre, hasta ahora ha registrado cinco grandes huracanes del total de ocho que se han formado.

Estados Unidos hasta ahora no ha sufrido un impacto significativo.